Los dos virus de ciberespionaje más poderosos descubiertos hasta el momento, Stuxnet y Flame, no sólo tienen en común que fueron diseñados para sabotear el programa nuclear iraní. Ahora, la empresa de seguridad informatica Kaspersky reveló que ambas ciberarmas comparten partes de su código fuente, lo que confirma que ambos proyectos estarían vinculados.

El analista de seguridad de la compañía Vicente Díaz explicó a Efe que los respectivos equipos de desarrollo de ambos gusanos habrían trabajado juntos en algún momento del pasado, compartiendo conocimiento, probablemente entre 2008 y 2009.

"Ignoramos si habrán sido equipos de ingenieros de una misma nación o de naciones amigas que trabajarían en paralelo", dijo, tras añadir que es muy difícil saber la identidad del autor o autores por "la enorme complejidad y funcionalidad" de estos programas maliciosos.

El costo económico de su desarrollo sería de "millones de dólares", porque habría involucrado a profesionales altamente expertos, y todo esto hace pensar que al menos un Estado estaría detrás de ello, según el experto.

Asimismo, recordó que Stuxnet fue creado en 2009, con fines de cibersabotaje, contra centrifugadoras nucleares en Irán, mientras que Flame (Worm.Win32.Flame), descubierto hace unas semanas, es una plataforma de ciberespionaje para obtener información de ordenadores muy bien seleccionados; además, según actúa, va borrando el rastro.

elespectador.com