Irán realizó hoy un lanzamiento de prueba de diversos misiles, entre ellos, el de alcance intermedio Shahab-3 capaz de alcanzar el territorio de Israel, según los medios iraníes. La agencia noticiosa iraní Isna señala que el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) lanzó “decenas de misiles”, en particular, los misiles balísticos Shahab-1 y Shahab-2, cuyo alcance varía entre 350 y 750 kilómetros, así como Shahab-3.

Este último tiene un alcance de hasta 2.000 kilómetros, el doble de lo que se requiere teóricamente para alcanzar objetivos en el territorio de Israel, al que el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad sugirió “borrar de la faz de la Tierra” en 2007.

El lanzamiento se efectuó en la segunda jornada de los ejercicios militares Gran Profeta 7 que se prolongarán hasta el miércoles.

Los misiles fueron disparados desde diversos puntos de Irán contra un blanco único situado en el desierto de Kavir. Según la prensa, el blanco es la réplica de una base aérea como las que EEUU mantiene en otros países de la zona como Afganistán, Bahréin, Kuwait y Arabia Saudí.

En la última jornada del simulacro, según ISNA, se usarán también “drones bombarderos”.

La celebración del ejercicio Gran Profeta 7 coincidió con la introducción del embargo petrolero de la Unión Europea contra Irán y el inicio de consultas de expertos la República Islámica y el “sexteto” de grandes potencias mundiales acerca del programa nuclear iraní.

El general de brigada Amir Ali Hajizadeh, jefe de la división aeroespacial del CGRI que se encarga del lanzamiento de misiles, anunció la víspera que los ejercicios demostrarán la capacidad iraní de “responder decididamente a cualquier amenaza” por parte de “naciones aventureras”.

Analistas interpretan el simulacro como un claro mensaje a Israel y EEUU, para que piensen dos veces antes de atacar a Irán.

RIA Novosti