El fallecido dirigente de Corea del Norte, Kim Jong-il, ordenó producir gran cantidad de bombas de uranio, según se desprende de una circular del régimen norcoreano que trascendió a la prensa japonesa.

Oficialmente, Pyongyang sostiene que su programa de enriquecimiento de uranio sólo busca cubrir la demanda de energía eléctrica pero una circular, supuestamente redactada en febrero pasado para los altos funcionarios del gobernante Partido de los Trabajadores y citada por los diarios japoneses Mainichi Shimbun y Tokio Shimbun, testimonia que Kim Jong-il, muerto en diciembre de 2011, ordenó la producción de armas nucleares a partir de uranio y plutonio.

“Estados Unidos y otras fuerzas hostiles se quejaban de que estamos tratando de producir uranio para hacer armas nucleares  (…) A decir verdad (según las palabras del difunto líder), no esperamos desarrollar las tecnologías de enriquecimiento de uranio  para ponerlas al servicio de industrias civiles”, señala este documento citado por AFP.

La circular destaca que “en plano militar es obvia la necesidad de usar plutonio y uranio de alto grado de enriquecimiento para bombas atómicas”. Agrega que Kim Jong-il formuló ante los subalternos “la tarea concreta de producir gran cantidad de armas nucleares”.  Se desconoce cuándo exactamente dijo esta frase.

El objetivo del documento, a juicio de Mainichi Shimbun, es  dejarle claro a la cúpula partidista que el nuevo líder Kim Jong-un continúa la estrategia de su padre encaminada a desarrollar armas nucleares para proteger el régimen.

Según la prensa japonesa, es la primera evidencia de que Kim Jong-Il dio la orden de desarrollar bombas de uranio.

Corea del Norte realizó dos ensayos de armas nucleares, en 2006 y en 2009, lo que le valió una serie de sanciones internacionales.

RIA Novosti