Rusia está impulsando la cooperación militar y política con los países de la región de Asia-Pacífico. Por segunda vez durante este año, la Marina rusa participa en ejercicios navales conjuntos, antes con China y con ahora con EEUU. Esto puede reflejar la lógica de una política exterior que busca un equilibrio entre los principales polos regionales de poder.

Por primera vez en 40 años

Los ejercicios internacionales RIMPAC (Rim of the Pacific Exercise -Ejercicios de la región Asia Pacífico) este año se realizarán del 27 de junio al 9 de agosto.  Los marineros rusos participarán por primera vez en este importante simulacro que se realiza desde 1971.

En total, participarán 45 buques de guerra y barcos de soporte logístico, seis submarinos y más de 200 aviones procedentes de 22 países.

Rusia estará representada por el destructor antisubmarino 'Almirante Panteléev', el petrolero 'Boris Butoma' y el barco de salvamento 'Foti Krilov'.

Hace 40 años, RIMPAC era un evento ‘local’ de los estadounidenses, británicos y sus aliados (en los primeros ejercicios de 1971 participaron solo marineros de Canadá, Australia y Nueva Zelanda). Pero con el tiempo el grupo de países participantes se amplió gracias a los estados asiáticos y sudamericanos pertenecientes a la órbita de EEUU.

De los grandes países de la región tan sólo China y la Rusia nunca habían estado entre los invitados a participar en RIMPAC, aunque más tarde obtuvieron la posibilidad de enviar a sus observadores. Este año es la primera vez que la flota rusa participa en los ejercicios navales.

Cooperación naval con China

Sin embargo, no es la primera vez este año que Rusia participa en las maniobras en el Pacífico. En abril más de 20 buques de las Armadas de Rusia y China participaron en un simulacro naval conjunto ‘Cooperación naval-2012’ en el mar Amarillo.

La Flota rusa del Pacífico estuvo representada por el crucero portamisiles ‘Variag’, los destructores ‘Almirante Vinográdov’, ‘Mariscal Sháposhnikov’ y ‘Almirante Tributz’, y los barcos de apoyo logístico SB-522, MB-37 y ‘Pechenga’. Por la parte china participaron diez buques de superficie, dos submarinos y varias lanchas lanzamisiles y barcos de apoyo logístico.

La ‘Cooperación naval-2012’ se convirtió en los ejercicios conjuntos rusos-chinos más importantes desde las maniobras navales ‘Misión de Paz’, el primer simulacro conjunto desarrollado en 2005. En aquella ocasión por ambos bandos, además de más de 70 buques submarinos y de superficie, participaron componentes aéreo y terrestre. Esta vez Moscú y Pekín se concentraron en los ejercicios puramente navales con más buques.

Un plan político

La participación de Rusia durante seis meses en dos eventos militares organizados con la participación de los principales estados de la región Asia Pacífico permite entrever un plan político muy distinto del adoptado para la cooperación con Occidente.

En las relaciones con Europa, el Kremlin intenta conseguir unas condiciones ventajosas para la integración económica con la Unión Europea. La estrategia adoptada por Rusia en la región Asia Pacífico está más diversificada.

El país eslavo vuelve a luchar por fortalecer sus posiciones en Oriente Lejano y opta por una política flexible que pueda ayudarle a salir a un mercado nuevo. Moscú coopera con todos los ‘jugadores’ importantes en la región Asia Pacífico. Es esto lo que debe demostrar la facilidad con la que participa primero en unas maniobras militares con China, luego co EEUU, las dos potencias de la “región número uno del mundo”, según la estrategia militar estadounidense.

La línea política escogida pos el Kremlin demuestra la debilidad de Rusia en la región. El esquema habitual que aplica Moscú, por ejemplo, en Europa aquí no funciona. El mar es abierto para todos, reza el viejo principio de libertad del comercio, por lo tanto en la región Asia Pacífico Rusia no consigue (ni conseguirá) establecer una constante y potente circulación de mercancías con los vecinos, acentuando la dependencia de los mismos de su mercado y sus suministros de hidrocarburos.

En esta confusa situación económica a Rusia le queda una ventaja natural: su potencial militar. Es por eso que Moscú últimamente presta una atención especial tanto al fortalecimiento de sus fronteras orientales como a la búsqueda de cooperación militar con los países de la región Asia Pacífico. Se puede decir que Rusia maniobra con cuidado entre los dos polos de poder en la región: China y EEUU. En este sentido la política regional de Moscú refleja fielmente las directrices de su política exterior en general. Por lo tanto, cualquier desviación en la misma se notará en primer lugar en el Pacífico.

RIA Novosti