Continente HeladoUn valle del tamaño del Gran Cañón a algo más de un kilómetro bajo el hielo de la Antártida occidental puede estar contribuyendo a la pérdida de hielo en la región, dijeron los científicos británicos que lo descubrieron.

Los investigadores han estudiado durante décadas grandes capas de hielo en Groenlandia y la Antártida para ver si les afecta el cambio climático y de qué forma.

La reducción del hielo en el oeste de la Antártida representa casi un 10 por ciento del incremento mundial de los océanos a medida que el aumento de las temperaturas origina desprendimientos de glaciares y capas de hielo que se derriten, amenazando las líneas costeras de Vietnam a Florida y obligando a las ciudades situadas al borde del mar a construir costosas defensas contra las inundaciones.

Los científicos de la Universidad de Aberdeen y del British Antarctic Survey (BAS) han descubierto un valle subglacial bajo la región de Ferrigno, una zona que sólo ha sido visitada en una ocasión, en 1961.

La fisura, creada hace millones años y cubierta posteriormente de hielo, está relacionada con el agua más cálida y con cómo afecta el cambio climático al hielo, dijeron en un documento publicado ayer miércoles en Nature.

"Este valle espectacular coincide a la perfección con los registros de reducción del hielo en superficie y la pérdida de hielo que hemos presenciado con observaciones satelitales de esta zona durante los últimos 20 años", dijo Robert Bingham, experto en glaciales en la Escuela de Geociencia de la Universidad de Aberdeen y principal autor del estudio.

"Si retiráramos todas las capas de hielo, veríamos un fenómeno tan espectacular como los grandes valles que se ven en África y de un tamaño tan importante como el Gran Cañón".

Bingham no pudo confirmar si el valle estaba hecho de roca.

LA FISURA DE FERRIGNO

Un valle en fisura es un terreno entre montañas o cordilleras creado por una falla geológica. Quizás el más conocido es el que se encuentra entre la Antártida oriental y occidental que es la fuente de la reciente actividad volcánica en la Antártida.

El equipo detectó "la fisura Ferrigno" remolcando un sistema de radares por la superficie del hielo durante 2.400 kilómetros, el equivalente a la distancia entre Londres y Gibraltar.

"La fisura Ferrigno recientemente descubierta forma parte de un gran sistema de fallas del que aún se tiene poco conocimiento y que yace por debajo de la capa de hielo de la Antártida occidental", dijo Fausto Ferraccioli , del BAS.

"Lo que muestra este estudio es que este antiguo valle, y los otros descubiertos bajo el hielo que conectan con el océano templado pueden influir en la capa de hielo actual y pueden aumentar las pérdidas de hielo al llevar los cambios costeros más hacia el interior", dijo.

Ingenieros y científicos han hecho varios descubrimientos bajo el hielo en los últimos años. El año pasado, un equipo británico comenzó a estudiar un antiguo lago bajo la capa de hielo de la Antártida occidental con la esperanza de encontrar pistas reveladoras sobre el cambio climático y el aumento futuro del nivel del mar.

Los niveles del mar subieron 1,5 mm al año entre 2003 y 2010 por el derretimiento de glaciares y capas de hielo, dijeron científicos en mayo. Esta cifra se suma al aumento estimado de 1,7 mm anuales por la expansión de los océanos a medida que el agua se calienta.

latercera.com