Las posibilidades de los genetistas de clonar a un mamutEl pasado 10 de septiembre, en la Universidad Federal Nororiental de Yakutsk (Siberia Oriental) se hizo balance de la expedición ruso-surcoreana que buscaba restos de los mamuts en condiciones de congelación perpetua que podrían utilizarse para clonar a este animal prehistórico.

En una región yakuta los participantes de esta expedición encontraron el pelo de un mamut con la grasa y varios huesos, uno de los que contenía médula espinal. Al examinar esta médula con el microscopio se identificó un núcleo íntegro de células.

Este hallazgo dio lugar a una noticia impactante sobre el descubrimiento de “células vivas” de un mamut que hace posible clonar a este animal en un futuro previsible.

"Me ha sorprendido la información sobre las ‘células vivas’ de mamut y he llamado a Yakutsk pidiendo que dejaran de contar fábulas”, dijo a RIA Novosti Alexei Tíjonov, director adjunto del Instituto Zoológico de San Petersburgo subordinado a la Academia de Ciencias de Rusia, supervisor de la expedición por parte de Rusia.

Pero pese que a juzgar por todo la clonación del mamut se aplaza a un período no determinado, la expedición ruso-surcoreana dio un resultado muy importante. Alexei Tíjonov informó que, según el contrato con un centro surcoreano de investigaciones biotecnológicas, este debe suministrar a la Universidad de Yakutia un equipo científico de alta tecnología y enseñar a sus estudiantes y colaboradores a emplear los métodos más modernos de biología molecular.

"Como resultado, tendremos un laboratorio de genética en Yakutsk, lo que es más importante que la clonación de los mamuts”, dijo Tíjonov.

Se confundió un mamut con un rinoceronte

Los últimos mamuts desaparecieron hace poco, desde el punto de vista histórico, hace unos 3.700 años, cuando ya se iniciaba la edad de bronce, en el Antiguo Egipto apareció la escritura jeroglífica y en Isla de Creta floreció la brillante civilización minoica, que se ganó la fama mundial gracias a los vuelos de Ícaro y Dédalo, el laberinto del Minotauro y otros.

En vista del periodo relativamente reciente transcurrido tras la desaparición de los mamuts y sus condiciones, el avance glacial, se esperaba que más tarde o más temprano se encontraran restos congelados de este animal, que podría así ser revivido. Después de una clonación exitosa de la oveja Dolly, casi no había lugar a dudas de que esto se haría realidad.

Para la clonación de un mamut era necesario tan solo encontrar al menos una célula de cualquier parte de su cuerpo. La única condición fue que esta célula esté viva después de su descongelación.

A finales de los noventa, una expedición japonesa encabezada por el profesor Akira Iritani, que en aquella época ocupaba el cargo del director del Instituto de altas tecnologías de la Universidad privada de Kinki, en la prefectura de Nara, llegó al norte de Rusia para buscar tales células de los mamuts.

"En 1997 y 1999, buscábamos junto con los japoneses los cadáveres ‘frescos’ de los mamuts en región de Kolimá, noreste de Siberia. No encontramos ninguna célula viva, sino un trozo de piel que Iritani llevó a Japón. Había un montón de problemas con la recepción de permiso de exportación, especialmente del Ministerio de Cultura. Pero, resultó que esta piel no era de un mamut sino de un rinoceronte lanudo", recuerda Guennadi Boeskorov, doctor en Ciencias Biológicas.

Según él, las expediciones de búsqueda de los mamuts para su clonación fueron financiadas por los japoneses.

Tesoros de las catacumbas de Yakutia

En verano se emprendió un nuevo intento de encontrar en condiciones de la congelación perpetua células vivas de los mamuts por los genetistas surcoreanos de una Fundación de investigaciones biotecnológicas. Sus socios rusos fueron los expertos de la Universidad Federal Nororiental de Yakutsk. Según el jefe de la expedición, el director del Museo del Mamut en Yakutsk, Semión Grigóriev, los participantes de la expedición lo prepararon muy bien y actuaron de manera segura.

Además de los genetistas y paleontólogos, en la expedición participaba un grupo de rodaje de la empresa londinense CB-films que produce documentales para BBC, Discovery, National Geographic y otras cadenas de televisión populares. Esta vez firmaron contrato con National Geographic para la producción de un documental sobre la clonación de un mamut. Según Semión Grigóriev, esta película saldrá a la luz pública el año siguiente.

"Buscamos cerca de mi aldea nativa Kazachie. Sus habitantes cavan la tierra en busca de colmillos de los mamuts desde hace mucho. Al fin y al cabo, se formó una red de corredores subterráneos de centenas de metros de longitud a una profundidad de unos cinco o seis metros. Durante los últimos tres años, se descubrieron aquí al menos cinco hallazgos únicos: un perro de unos 12.000 años de edad, un cachorro de alce de 9.000 de edad, un cachorro de mamut de unos 40.000 años de edad, así como un caballo y un bisonte más jóvenes”, dijo Semión Grigóriev.

No se equivocó con sus cálculos. En uno de los corredores se encontró el pelo de un mamut con la grasa y varios huesos, uno de los que contenía médula espinal. Se aserró el hueso y se examinó la médula con un microscopio traído por los surcoreanos.

Según Grigóriev, se identificaron núcleos íntegros de células que contienen el ADN del organismo. Las muestras de la médula espinal se pusieron en una cámara congeladora. El jefe de la expedición por parte de Corea del Sur, Xvang Vu-Suk, espera clonar al mamut.

Célebre genetista con mala reputación

Xvang Vu-Suk es bien conocido en círculos científicos. En 2007, fue despedido de la Universidad Nacional de Seúl por motivo de su acusación de falsificar los resultados de experimentos de clonación de células troncales del ser humano. En 2009, el tribunal del distrito central de Seúl sentenció a Xvang Vu-Suk a dos años de condena condicional por infringir las normas de bioética y otros pecados contra la moral científica y humana. En particular, se le incriminó que para sus experimentos utilizaba óvulos de las colaboradoras de su laboratorio.

Formalmente, Xvang Vu-Suk se confesó culpable de amaño de los hechos científico y retiró un artículo publicado en la revista estadounidense Science que describía los resultados de la clonación de células troncales. Pero no se dio por vencido y continuó sus investigaciones en una fundación privada.

Incluso los enemigos de Xvang Vu-Suk confiesan que hoy en día es uno de los expertos en clonación más exitosos en el mundo. En 2005, logró clonar a un perro, lo que no consiguieron hacer los científicos estadounidenses ni los británicos. El año pasado, clonó a un coyote.

"Antes de firmar un contrato sobre la expedición conjunta, mis colegas de Yakutsk visitaron su laboratorio en Corea del Sur, que les impresionó”, dijo Alexei Tíjonov.

"El propio profesor Xvang Vu-Suk parece un hombre muy honrado”, añade Semión Grigóriev. “En todo caso, es un hombre valiente. Arriesgando su vida descendió a un túnel de cincuenta metros donde podía quedar sepultado. Los habitantes locales los perforan con bombas de agua”, dijo Tíjonov.

Elefantemamut o mamutelefante

"En realidad, se examinó con el microscopio un núcleo de las células. No se encontró ninguna célula íntegra. Además, no se sabe qué células formaban parte de este núcleo: de un mamut o una bacteria", explica Alexei Tíjonov.

Según el experto, los científicos de la ciudad rusa de Novosibirsk (Siberia) ya encontraron células íntegras de los mamuts, pero al descongelarse estas se descompusieron. Parece poco probable que cuando un animal muere sus células sigan viviendo hasta que se congelen. Las células mueren antes de congelarse o durante este proceso. Los cristales de hielos que se forman dentro de estas son como las navajas que cortan todo lo vivo en las células.

"Las bacterias son capaces de sobrevivir decenas de miles de años en estado de anabiosis. Pero en caso de tales animales como el mamut, pueden conservarse solo sus células muertas con los trozos del ADN en estas. Tales casos no son raros. Se logró descifrar por completo el genoma mitocondrial de los mamuts, más de una mitad de los genes del ADN cromosómico nuclear y se continúa estudiando nuevos materiales. Pero no se podrá clonar al mamut e incubar el núcleo de la célula muerta del mamut en el óvulo de un elefante", afirma el doctor Boeskorov.

"Hay un obstáculo más. Aún en caso de que se logre revivir una célula del mamut e incubarla eficazmente en el óvulo de un elefante, un embrión no se formará. Estos animales son parientes muy lejanos. Pertenecen a especies distintas. Los propios surcoreanos demostraron que dentro de la familia de los cánidos es imposible clonar a un zorro utilizando óvulos de un lobo", dijo Alexei Tíjonov.

Según él, lo único que se puede hacer en caso de una conservación perfecta del ADN del mamut es crear a un elefante transgénico: un elefante con el material genético del mamut.

"No será un mamut ni un elefante", suspira Alexei Tíjonov, uno de los más célebres expertos en mamuts, miembro del Comité Internacional del Mamut.

"Pero la ciencia está desarrollándose. Hace varios años, habría dicho que es imposible clonar a un mamut, Ahora no estaría tan seguro en esto. Quizás sea posible en el futuro”, concluye el científico.

Un poco de pelo del mamut de alta tecnología

Los científicos de Yakutia se aprovecharon de las muestras de grasa, médula espinal y pelo encontradas.

"El contrato con Corea del Sur estipula que este país ayudará crear en Yakutsk un laboratorio de genética y adiestrar a su personal y a los estudiantes de la Universidad”, dijo Alexei Tíjonov.

Esto puede ser el resultado clave de la expedición. Si los proyectos de los biólogos moleculares surcoreanos son viables y llevan a fundar una escuela de genética en Yakutia, se podrá calificar de exitoso el experimento de la clonación del mamut.

RIA Novosti