La tecnología avanza a pasos agigantados.Una encuesta realizada para la multinacional de la tecnología Citrix, en la que participaron 1.900 ejecutivos de 19 países, evidenció que el 29% de las personas ya no labora en oficinas tradicionales a causa de la implementación de estrategias informáticas que permiten cumplir con las funciones desde cualquier lugar.

“Los empresarios que quieren tener mayores utilidades deben invertirle a la eficiencia y a la productividad”, dijo Julio Mora, gerente de cuentas corporativas para Latinoamérica Norte de Citrix, haciendo referencia a la tendencia de usar servicios de operación en la nube, que vienen aplicando las empresas, pues con estos fomentan las prácticas de trabajo a distancia que han modificado la concepción de las actividades institucionales cotidianas y las previsiones de los futuros espacios organizacionales.

El directivo comentó que entre de las soluciones con más demanda se encuentran los ‘escritorios’, que le posibilitan al usuario la manipulación de una interfaz de Windows desde cualquier sistema o dispositivo móvil, mediante la utilización de una Sim Card que brida una conexión a internet para acceder a la información compilada en un servidor de la empresa. “Si pretendes que tu organización sea capaz de andar a la velocidad del mundo, tienes que cambiar tu forma de hacer las cosas”, afirmó, refiriéndose al cambio de rutinas de los empleados, quienes pasaban ocho horas en la oficina antes de poder organizar su tiempo de la forma más efectiva.

Esta empresa, que proporciona soluciones de informática hace 25 años y que llegó a Colombia en 2000, estableció en último año su centro de operaciones en Bogotá para administrar su presencia en países como Venezuela y Puerto Rico. Según Mora, esta decisión se debió al potencial del país para el manejo de datos en la nube y la penetración del internet en todo el territorio. “Nacimos con un propósito que en ese entonces sonaba a ‘Guerra de las Galaxias’, los servidores eran precarios y había baja capacidad de procesamiento, pero hoy suministramos soluciones que ya son una necesidad para el crecimiento de una industria. La única dificultad que podemos tener es por la ausencia total de telecomunicaciones en un lugar”.

Los servicios no solo se proveen a las grandes empresas como Mapfre y Avianca, las cuales buscan los altos protocolos de seguridad en el manejo de los datos, sino que ofrecen opciones para las pequeñas y medianas compañías para que puedan impulsar sus modelos de negocio basados en el manejo productivo del tiempo, dejando de lado la medición de las horas laborales como indicador de efectividad. 
En el país, donde el 97% de las empresas son pymes, esta posibilidad está teniendo una gran aceptación por parte de los emprendedores que ven en las herramientas de información en la nube una alternativa importante de modernización de las operaciones para asegurar su competitividad en el futuro.

La mayor cantidad de clientes de Citrix son del sector privado, pero las instituciones públicas “alteran las muestras, porque aunque hay más demanda independiente, el consumo en sectores como la educación y la salud resultan más representativos, por ejemplo, uno de nuestros mayores consumidores es la Secretaría de Educación de Medellín”, comentó Mora. Además, mencionó que es importante el acompañamiento que hace la compañía para garantizar la aceptación de las aplicaciones por parte del personal, y la asesoría a los ejecutivos que no saben cómo dirigir a esos empleados que siempre han visto en un escritorio cumpliendo una jornada laboral.

Sin embargo, es consciente de las críticas existentes frente al cambio de la tradición en el trabajo, que para muchos deja en segundo plano el tejido de relaciones humanas y genera un cambio de prioridades en la planeación del tiempo que no siempre en beneficioso. Con respecto a esto, expresó que “los que lo critican es porque no lo han usado. Los vínculos jamás se pierden porque hay muchas herramientas para fomentar el trabajo colaborativo. Y, la independencia acaba siendo una ventaja porque cada quién organiza como quiere su vida personal y su manera de producir”.

elespectador.com