La virtualidad, un nuevo escenario que exige seguridadEl tráfico se vio afectado en todo el mundo. Una firma holandesa sería la responsable. Spamhaus, una organización dedicada a combatir el envío de correos electrónicos no deseados y que tiene más de 80 servidores en el mundo, señaló que la firma holandesa Cyberbunker es responsable de un ataque contra ella que redujo la velocidad del internet en todo el planeta en los últimos días.

Así lo afirma un informe de la cadena BBC publicado en su portal web. Según la nota, se trata del ciberataque de ese tipo más fuerte que se ha registrado en la historia, por lo que expertos han hecho un llamado para unir esfuerzos y luchar contra ese tipo de actividades.

Agrega que servicios como Netflix se han visto afectados, e incluso, podría extenderse y afectar sistemas bancarios o correos electrónicos.

Spamhaus, que tiene como tarea ayudar a proveedores de la web a filtrar los correos ‘basura’, bloqueó servidores mantenidos por Cyberbunker y la señala de cometer el ataque en cooperación con “bandas criminales” de Europa del este y Rusia, según el informe de la BBC.

“No han sido capaces de tumbarnos. Nuestros ingenieros hacen un trabajo inmenso para mantener el trabajo en lo más alto, este tipo de ataque puede tumbar casi cualquier otra cosa", le dijo Steve Linford, director ejecutivo de Spamhaus, a la BBC.

Fuerzas policiales especializadas en crímenes cibernéticos de cinco países están investigando para descifrar con exactitud a los responsables del ataque, que se habría cometido mediante una técnica que se conoce como Distributed Denial of Service, DDoS (Negación distribuida del servicio).

Básicamente, consiste en inundar “el objeto del ataque con grandes cantidades de tráfico con la intención de hacer que se inaccesible”, señala la BBC, y agrega que mientras que en un ciberataque normal se habla de 50 gigabits por segundo en este nuevo caso alcanza hasta 300 gigabites por segundo.

Según Linford, si un ataque como el que sufrió Spamhaus se dirige a Downing Street, “estarían caídos instantáneamente".

Varias empresas, entre ellas Google, pusieron sus medios a disposición de Spamhaus para "ayudar a absorber todo este tráfico".

BBC