Reserva natural de Chiribiquetewww.fuerzasmilitares.org (16AGO2013).- “Con la firma de la ampliación del Parque Chiribiquete queremos hacerle un homenaje a todos los grandes científicos que por más de 25 años han apoyado con sus estudios las conformación de las áreas protegidas del país. Creemos que las tres millones de hectáreas del nuevo Chiribiquete permitirán adelantar importantes investigaciones. El próximo miércoles formalizaremos la ampliación durante la Asamblea de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en Bogotá”, le dijo a El Espectador el ministro Juan Gabriel Uribe.

Con la ampliación del parque nacional natural más extenso del país (12.990 km2), ubicado entre Caquetá y Guaviare, el Chiribiquete se convertirá en la reserva más grande del Amazonas continental, con 27.808 km2. Esta área protegida fue creada 1989 y se ha posicionado como una de las áreas más conservadas del Amazonas.

Según Parques Nacionales, el 90% de la reserva está intacta y su ampliación la convertiría en un cuerpo clave para la adaptación al cambio climático. Se podría actuar frente a la variación del clima (como las sequías) regulando las cuencas hídricas de los ríos Apaporis (Tunia), Yarí y Bajo Caquetá, además se ayudaría a la perpetuación de especies endémicas o amenazadas. 

Sólo por hablar de los jaguares, la Fundación Panthera-Colombia asegura que la ampliación del parque le garantizaría la supervivencia a la especie carnívora en el norte de Suramérica. De lo contrario el jaguar podría desaparecer en 10 años.

Pero la extensión de la reserva no sólo protegería la biodiversidad. La selva también esconde las huellas arqueológicas y los pictogramas que podrían ser los más antiguos de América (trazos que los expertos han relacionado con la cultura ancestral karijona). Para Parques Nacionales el estudio de estos rastros ayudaría a comprender cómo fue el

poblamiento de la Amazonia y su historia cultural. Además, el nuevo Chiribiquete albergaría a dos grupos identificados de indígenas pertenecientes a las familias lingüísticas Uitoto, Caribe y Arawak que han vivido en aislamiento voluntario durante décadas.

elespectador.com