Brasil dijo este lunes sí a la ayuda ofrecida por varios países latinomamericanos para poder continuar su actividad en la Antártida, mientras se reconstruye la estación destruida por un incendio este sábado.

El ministro brasileño de Defensa, Celso Amorim, admitió esta posibilidad tras recibir  en Río de Janeiro a 41 investigadores que estaban en la base en el momento del incendio, que dejó dos militares muertos y uno herido.

Amorim señaló que, aunque la reconstrucción de la base durará dos años, Brasil no puede suspender sus investigaciones durante todo este periodo.

Según la Marina brasileña, responsable de la Estación Antártica Comandante Ferraz, el incendió destruyó el 70% de las instalaciones de la base, ubicada en la isla del Rey Jorge.

BBC Mundo