Erosión del terrenowww.fuerzasmilitares.org (21MAR2014).- Las consecuencias podrían ser nefastas, en el peor de los casos. Si no se toman decisiones concretas y efectivas, podrían dejar secuelas irreversibles: el Producto Interno Bruto (PIB) mundial se reducirá entre 0,2% y 2% anualmente, el rendimiento de los cultivos en zonas tropicales y templadas caerá 2% año tras año y en 2050 el número de niños desnutridos menores de cinco años pasará de 20 a 25 millones. Todo a causa del cambio climático.

Las cifras hacen parte del segundo informe que presentará la próxima semana el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) en Yokohama, Japón. En su elaboración participaron 310 investigadores de varios países que, nuevamente, alertan sobre la necesidad de ponerle freno a la creciente emisión de gases de efecto invernadero. De no hacerlo, de acuerdo a sus predicciones, en las próximas décadas tendremos que afrontar una serie de cambios que, incluso, modificarán la geografía de algunos continentes.
Por ejemplo, es posible que la zona costera del sureste asiático se vea afectada por inundaciones que dejarán cientos de millones de desplazados y generarán migraciones masivas.

Pero, además de la pérdida de tierra, advierte el informe —filtrado esta semana por el diario británico The Independent—, es muy probable que los recursos hídricos disminuyan de manera notable y se pierdan paisajes y ecosistemas únicos. También hay un alto riesgo de que algunas regiones tengan que enfrentar serios problemas de salud: habrá mayor probabilidad de que, por las fuertes olas de calor, se presenten complicaciones, haya riesgos de desnutrición y se incrementen las enfermedades transmitidas por el agua.

Y como si fuese poco, según el documento, todos estos inconvenientes, sumados a la reducción de agua dulce y a la escasez de alimentos, aumentan las probabilidades de que se presenten conflictos civiles y sean frecuentes las protestas violentas. De hecho, como sentencia el IPPC, se calcula que la demanda alimentaria subirá 14% década tras década hasta 2050.

La persuasión científica

Si bien estas consecuencias son por ahora probabilidades que no se pueden asumir como certezas, como aseguró hace unos días Mario J. Molina, ganador del Premio Nobel de Química en 1995, estas alarmas indican la urgencia de que se adopten con prontitud medidas eficaces.

En cabeza de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, Molina dio a conocer otro informe de apenas 18 páginas en el que también advierte de los fatales resultados de los gases emitidos por acciones humanas.
Según él, hay una evidencia abrumadora de su aumento. “Las temperaturas —dijo en la presentación— están subiendo, las capas de hielo se están derritiendo, el nivel del mar está aumentando, las olas de calor cada vez son peores y los océanos se están acidificando”.

Sin embargo, en palabras de Molina, pese a que el panorama es nefasto, aún se puede hacer algo al respecto para evitar una verdadera catástrofe.
Eso, justamente, es lo que busca la asociación científica más grande del mundo con este documento titulado What We Know. Con él, a través de un lenguaje claro y comprensible, pretenden iniciar una campaña de información cuyo objetivo no es otro que persuadir a los ciudadanos del mundo para que se preocupen por este fenómeno climático, para que, de una vez por todas, tomen medidas que contribuyan a disminuir la emisión de gases porque, como sentenció Molina, el riesgo ahora es considerable.

elespectador.com