Glonasswww.fuerzasmilitares.org (01ABR2014).- La administración de EEUU, bajo presiones de la CIA y el Pentágono, postergó la autorización para emplazar en su territorio radares para el sistema de navegación por satélite ruso Glonass, escribe hoy el diario Nezavisimaya gazeta.

Según el rotativo ruso, expertos de EEUU citados por el diario New York Times, consideran que las estaciones de radar rusas en su territorio, en caso de ataque nuclear, aumentarán la exactitud de los misiles balísticos intercontinentales, elevarán la eficacia de las actividades de espionaje y en general, son competencia directa al sistema de navegación por satélite estadounidense Navstar/GPS.

Para corregir la señal de un sistema de navegación por satélite en cualquier punto de la tierra se necesitan 40 estaciones de radar en diferentes países en todos los continentes. EEUU, por ejemplo, tiene 100 estaciones y por eso, en el territorio de EEUU la señal GPS es más exacta que la de Glonass.

En la actualidad Rusia tiene 19 estaciones de radar de corrección y por esto, la señal Glonass es más exacta que GPS en las regiones polares. En el continente Antártico hay tres estaciones rusas, el resto en territorio nacional, en países vecinos que fueron antiguas repúblicas de la URSS y solo a partir de febrero de 2013, comenzó a funcionar una estación en Brasil, la primera en el hemisferio occidental y antes de fin a de año se hará operativa una segunda en el sur de Brasil.

Rusia negocia la instalación de estaciones de radar con varios países pero las conversaciones avanzan muy lentamente incluso con países con los que Moscú tiene buenas relaciones. Por ahora, Rusia ha tenido éxito con Brasil porque el gobierno brasileño tiene interés de desarrollar esta tecnología para labores de cartografía en la zona de montañas y la selva amazónica. Cuba ya firmó el acuerdo correspondiente y queda pendiente acordar los plazos de realización.

Según expertos citados por el diario ruso, muchos gobiernos temen estropear sus relaciones con EEUU o tratan de sacar más provecho al negociar con Moscú la instalación de los estaciones rusas.

En lo que respecta a la postura de EEUU, la situación es comprensible, a EEUU le molesta la autonomía de Rusia y su tendencia de ampliar su influencia en el mundo, sobre todo en asuntos en donde EEUU domina la situación.

Sin embargo, desde el punto de vista técnico, como reconocen los expertos, la cooperación de GPS y Glonass es provechosa tanto para los usuarios como para los propietarios.

Y a pesar de que los radares rusos no son un peligro para la seguridad nacional, el departamento de Estado se ve obligado a ceder ante la resistencia obstinada de congresistas, la CIA y el Pentágono, indica el diario ruso.

RIA Novosti