Un aumento de un 31% en los proyectos científicos chilenos en la Antártida se registró durante la última temporada, según la cuenta pública del Instituto Chileno Antártico, entidad que, además, anunció que el país potenciará su infraestructura en la zona con nuevos laboratorios en Punta Arenas y en todas las bases chilenas en este continente.

No es todo: para la próxima temporada esperan reabrir la base Teniente Carvajal, creada en 1961 por Gran Bretaña y transferida en 1983 a Chile, pero que hoy se encuentra abandonada.

"Desde la temporada 2001-2002 que ya no tiene presencia humana", dice José Retamales, director del Inach.

"Sería un hito para nosotros reabrirla, pues se trata de una base más allá del Círculo Polar Antártico", agrega Retamales, quien espera formar una expedición a mitad de año (posiblemente con coparticipación brasileña) para ver en qué condiciones se encuentra el lugar.

La Tercera