Coronel (USAF, Ret) Gene Lee, realizando la simulación de combate contra ALPHA.
Coronel (USAF, Ret) Gene Lee, realizando una simulación de combate contra ALPHA.

www.fuerzasmilitares.org (04JUL2016).- La semana pasada la Universidad de Cincinati (UC) en los Estados Unidos de América, informó que un caza controlado por un software de inteligencia artificial llamado ALPHA venció en repetidas oportunidades a un veterano piloto de combate e instructor, el Coronel Gene Lee. ALPHA no entró en este "combate" con todas sus posibilidades funcionando, de hecho se le programó para no superar los límites fisiológicos humanos (por ejemplo la resistencia las fuerzas G), se le dotó con menos misiles, y sensores de menor capacidad. Mientras que el coronel Lee, contaba con información privilegiada provista por un Awacs. Aun bajo estas condiciones el piloto de combate humano no pudo ganarle a la inteligencia artificial ni una sola vez, habiendo realizado múltiples intentos durante varios días.

El software fue soportado por una poderosa computadora. Es decir que ALPHA combinó poder de computo y algoritmos bien diseñados, pudiendo encontrar el mejor plan táctico para cada situación 250 veces más rápido que lo que el coronel Lee tardaba en pestañear. Este software fue desarrollado por la compañía Psibernetix, fundada por el ex alumno de la Universidad de Cincinati Nick Ernest.

Si bien los combates ocurrieron en una simulación, el realismo de los mismos hace que este software sobresalga en el mundo de la aviación. Valga anotar que para la inteligencia artificial el mundo real es indistinguible de una simulación, lo que sugiere que en un futuro aviones de combate reales podrían estar bajo el mando de desarrollo como ALPHA. Esto conlleva a una serie de consideraciones éticas, ya que resulta muy perturbador saber que es posible la existencia de una máquina capaz de matar sin ningún remordimiento o duda, sin siquiera comprender que está matando, y además sin sentir miedo ni al enemigo ni a las consecuencias de sus propias acciones.

Si en un avión de combate la presencia del piloto se hace innecesaria, se libera espacio y se reduce peso, que puede emplearse para llevar más armas, más electrónica o más combustible. Además el avión podría realizar maniobras más extremas, imposibles de resistir por el cuerpo humano. Y si es derribado por el enemigo, no hay perdida de vidas.

Las posibilidades de este software en el mundo de la aviación militar son enormes, podría revolucionar la guerra aérea, y de paso convertir a Psibernetix en una empresa multimillonaria. Hoy en día apenas tiene dos empleados, su fundador el señor Nick Ernest y David Carroll, diseñador de software y programador. Seguramente volveremos a escuchar sobre ellos.

(Douglas Hernández, Medellín)