El avión Solar Impulse, propulsado por paneles solares, despegó este martes en Madrid y tomó el rumbo a Rabat, capital de Marruecos, en la etapa final de su vuelo intercontinental, desde Europa a África, comunicaron hoy los diseñadores del aparado en su página web.

El Solar Impulse partió el 24 de mayo pasado de la ciudad suiza de Payerne. Al día siguiente aterrizó en Madrid según lo planificado. En ese tramo lo manejó uno de sus diseñadores, André Borschberg.

Durante el vuelo de Madrid a Rabat como capitán actuará otro diseñador, Bertrand Piccard.

El apartado desarrollado por Borschberg y Piccard fue presentado por primera vez al público a finales de junio de 2009. Realizó su primer vuelo largo, de unos 75 minutos, el 7 de abril de 2010.En julio de 2010, el Solar Impulse sobrevoló Suiza durante 26 horas, demostrando su capacidad de volar también de noche utilizando la energía solar acumulada en horas diurnas. En mayo de 2011, el aparato cubrió una ruta de Suiza a Bégica de 13 horas de duración.

La envergadura de las alas del avión es de 63,4 metros y el peso de 1,6 toneladas. En las alas están instaladas unas 12.000 células fotovoltaicas que almacenan la energía en baterías y alimentan los cuatro motores eléctricos del aparato, de 10 Caballos cada uno.

Los diseñadores esperan que la disminución paulatina del peso de los paneles solares permita llevar a bordo a dos pilotos para dar una vuelta al mundo sin hacer escala.

RIA Novosti