El director del Museo ruso del Ártico y la Antártida, Víctor Boyarski, dijo hoy en rueda de prensa en RIA Novosti que se debe anular la prohibición de utilizar perros en la Antártida, por ser el medio de transporte más ecológico y estar bien adaptados al clima severo de esa región.

El Tratado de la Antártida, que estipula desmilitarizar esa región y transformarla en zona libre del arma nuclear, tiene un anexo sobre la protección del entorno que entre otras cosas establece la prohibición para introducir perros en la Antártida.

Según Boyarski, fue una decisión  errónea, porque los perros “son el medio de transporte más limpio en el aspecto ecológico y están muy bien adaptados a las condiciones climáticas de la región.

“El éxito de la expedición de Roald Amundsen al Polo Sur se debió en mucho grado al uso de perros esquimales. Mientras que la de Robert Scott pereció tras haber alcanzado el Polo Sur, porque fueron despreciados los perros”,recordó el experto.

El Tratado de la Antártida fue concertado en 1959 en Washington por 12 Estados  que en 1957-1958 tenían sus representaciones científicas en el continente antártico (Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Unión Sudafricana , Unión Soviética, Gran Bretaña y EEUU) y entró en vigor el 23 de junio de 1961.

RIA Novosti