Vladimir PutinRusia atajó la ofensiva georgiana contra Osetia del Sur, en agosto de 2008, en consonancia con un plan preparado de antemano, reconoció hoy el presidente ruso Vladímir Putin.

“Había un plan y creo que es un secreto a voces. Rusia actuó precisamente en el marco de este plan”, declaró Putin en una rueda de prensa.

Precisó que el Estado Mayor de las FF.AA. confeccionó dicho documento en el linde de los años 2006 y 2007, y que él mismo, como presidente de Rusia en aquel entonces, lo aprobó.

Las milicias surosetas fueron adiestradas de acuerdo a este plan, y aunque expertos militares rusos dudaban que hiciesen frente a un Ejército regular, pudieron contener junto con las fuerzas de paz rusas el empuje de unidades georgianas durante tres días, hasta que Rusia envió tropas al sur del Cáucaso, agregó.

Afirmó que, en realidad, “las operaciones militares activas (en Osetia del Sur) empezaron el 6 de agosto”, según los reporteros, o sea, dos días antes de una ofensiva a gran escala en que Georgia bombardeó con lanzamisiles la capital suroseta, Tsjinval, y lanzó un ataque contra el territorio de esta república rebelde.

Putin, quien por aquellas fechas era primer ministro de Rusia y se encontraba en Pekín, la sede de los Juegos Olímpicos de 2008, admitió haber llamado dos veces al entonces presidente Dmitri Medvédev y al ministro de Defensa para debatir la situación en Osetia del Sur.

Es la primera confirmación de que Putin participó en la elaboración de la respuesta de Rusai al ataque georgiano contra Osetia del Sur.

Rusia introdujo tropas en la zona y, tras cinco días de hostilidades, obligó al Ejército georgiano a retirarse. A finales de agosto de 2008, reconoció la independencia de Osetia del Sur y de otra antigua autonomía georgiana, Abjasia.

Según el Gobierno suroseta, en el conflicto murieron más de 1.500 personas. Las hostilidades también costaron la vida a 67 militares rusos, entre ellos, miembros del contingente de paz estacionado en Osetia del Sur.

El primer ministro ruso Dmitri Medvédev, al visitar hoy Osetia del Sur, señaló que la tarea común es contribuir al renacimiento de la república y a la creación de infraestructuras civiles. Recordó que Rusia mantiene en territorio suroseta una base militar que “preserva la paz y ayuda al desarrollo del Estado pero no genera vida civil”.

Subrayó que la decisión de lanzar en agosto de 2008 una operación de imposición de pazen el Cáucaso Sur fue “oportuna” y pudo “prevenir víctimas mucho mayores”.

“Mi decisión la tomé dos horas y media después de que el Ejército georgiano empezará operaciones activas (en la noche del 7 al 8 de agosto). No antes, pues habría sido incorrecto, tratándose de una decisión sobre el uso de tropas rusas en territorio extranjero (…) Pero tampoco después”, afirmó el primer ministro. “Quienes dicen otra cosa, no saben o tergiversan deliberadamente”, agregó.

RIA novosti