Tropas de la OTAN en AfganistánLa OTAN anunció ayer la suspensión temporal del entrenamiento de reclutas en Afganistán debido al incremento de las infiltraciones de los talibanes en la Policía y el Ejército afganos.

Casi medio centenar de soldados de la OTAN han muerto por disparos de uniformados afganos en lo que va de año, lo que ha encendido las alarmas del mando de la organización internacional.

En el último incidente de ese tipo, un hombre que vestía el uniforme del Ejército afgano mató el miércoles a tiros a tres soldados australianos en la provincia de Uruzgan (sur). El incremento de esos casos obligó esta semana al presidente del país, Hamid Karzai, a destituir al jefe de los servicios de Inteligencia, Rahmatula Nabil, a quien los medios locales responsabilizaban de las infiltraciones.

Ayer, 17 civiles fueron muertos o heridos por disparos de desconocidos en la provincia de Kunduz (norte), en una matanza de la que los lugareños acusan a fuerzas progubernamentales, aunque el Gobierno negó toda implicación.

Y, mientras tanto, Italia concluyó su repliegue de la provincia de Badghis, donde, desde ahora, las tropas españolas serán las únicas destacadas en apoyó de las fuerzas de seguridad locales, informa «Europa Press».

Los últimos de los 400 militares italianos que ocupaban el puesto avanzado de Bala-Murghab, en el norte de la provincia, llegaron el sábado a Herat, desde donde serán repatriados a Italia.

Desde hace semanas, han recorrido Badghis en convoyes escoltados por tropas españolas hasta Qala-i-Naw, donde se halla el grueso del contingente español.

Con su retirada, el Ejército afgano ha pasado a ocupar el puesto avanzado de combate que estaba en manos de los italianos, en Bala-Murghab, en el distrito de mayor actividad insurgente de la provincia.

diariolaverdad.com.mx