Rusia destruirá sus armas químicas complejas a partir de noviembre próximo

“Por primera vez en Rusia, se procederá a la destrucción de municiones complejas. No me cabe duda de que tenemos la mejor tecnología del mundo y podremos hacerlo”, expresó.

El funcionario explicó que el proceso se llevará a cabo en la planta de Leonídovka, en la provincia de Penza (región del Volga), a partir del 1 de noviembre y en la planta de Schuchie, provincia de Kurgán (región de los Urales), a partir del 6 de noviembre.

Según el diario oficialista Rossiyskaya Gazeta, las municiones complejas representan tan sólo un 0,18% de las menos de 14.000 toneladas de armas químicas que quedan por destruir en Rusia. No obstante, su destrucción es la más problemática, ya que también contienen explosivos y metralla.

Pese a que muchas de estas armas apenas se pueden desmontar, los técnicos rusos lograron una tecnología para su destrucción segura.

El Servicio Federal para el Almacenamiento Seguro y Destrucción de Armas Químicas anunció recientemente que Rusia se deshará de todas sus armas químicas hacia finales de 2015.

Puesta en marcha en 2008, la planta de Leonídovka ha destruido ya más de 6.000 toneladas de armas químicas, en particular misiles aéreos cargados con soman. En la planta de Schuchie, inaugurada un año después, se han destruido unas 3.000 toneladas de proyectiles de artillería de 130 mm cargados con sarín.

RIA Novosti