Tropas del Ejército AlemánLa reforma en ciernes del Ejército alemán, que implicará una reducción del contingente de los 250.000 efectivos actuales a 180.000, topa con un fuerte descontento en el seno de las Fuerzas Armadas, según un estudio interno difundido hoy.

Un 88 % de los puestos de mando considera que es preciso corregir los términos de la reforma, mientras que el grado de descontento entre los soldados y el personal civil ocupado en las Fuerzas Armadas se sitúa en el 53 %.

La Federación del Ejército, responsable del informe, calificó estas estadísticas de "alarmantes", mientras que el encargado para asuntos de las Fuerzas Armadas del Gobierno, Hellmut Königshaus, lamentó que no se haya informado debidamente a la tropa ni del alcance ni del sentido de la reforma.

Para la elaboración de estas encuestas se consultó a un total de 2.600 soldados y 450 oficiales.

Frente a esas opiniones, el Ministerio de Defensa considera que "en términos generales" puede decirse que la reforma va por el buen camino, según un comunicado de ese departamento tras la difusión del informe.

El Gobierno de la canciller Angela Merkel puso en marcha en 2010 la mayor reforma de la historia del Ejército de la República Federal de Alemania.

Las líneas maestras de esa reestructuración fueron marcadas por el entonces titular de Defensa, el socialcristiano bávaro Karl-Theodor zu Guttenberg, y empezaron a implementarse por su sucesor, Thomas de Maizière, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel.

La reforma entró en vigor el 1 de julio de 2011 e implicó la sustitución del servicio militar obligación por un Ejército profesional, así como la reducción paulatina de su contingente.

Además del mencionado descenso de los efectivos, incluye una reducción del personal civil de 76.000 a 55.000 empleados, además del cierre paulatino, hasta 2017, de 31 cuarteles.

EFE