El primer ministro de Rusia, y candidato a la presidencia Vladímir Putin, en un artículo de prensa anunció la superioridad del Ejército ruso sobre cualquier adversario.

Las Fuerzas Armadas deben recibir en el próximo decenio equipos conceptualmente nuevos, capaces de “ver más lejos, disparar con mayor precisión y reaccionar más rápido” que los sistemas de cualquier  adversario hipotético, dijo Putin en un artículo publicado hoy en Rossiyskaya gazeta

Centrado en los temas de seguridad nacional, este artículo programático es el sexto que Putin, candidato a la presidencia de Rusia en las elecciones del próximo 4 de marzo, suscribe últimamente en diversos medios de comunicación locales. El primer artículo fue una especie de prólogo a su programa electoral; los siguientes trataron de los temas de relaciones interétnicas, economía, democracia y desarrollo institucional, así como política social.

“Hemos iniciado un rearme integral y a gran escala del Ejército, la Armada y otros cuerpos que garantizan la seguridad del Estado”, escribe Putin en el artículo colocado en Rossiyskaya gazeta.

Las asignaturas prioritarias, según él, son “fuerzas nucleares, defensa aeroespacial, sistemas de comunicación, reconocimiento y control, guerra electrónica, aviones no tripulados, sistemas de ataque robotizados, moderna aviación de transporte, equipos individuales de protección de tropa en campo de combate, armas de alta precisión y sistemas para neutralizarlas”.

En lo relativo a la organización, el primer ministro señala que se hará hincapié en la creación de “eficaces grupos y fuerzas interarmas”, así como en el incremento de la capacidad combativa.

Las fuerzas de disuasión nuclear (FDN), a juicio de Putin, mantendrán su protagonismo “hasta que aparezcan otros tipos de armas y sistemas de combate de nueva generación, en particular, las armas de alta precisión (…) capaces de resolver tareas equiparables a las que se plantean hoy ante las FDN”.

“Actualmente se requieren pasos enérgicos para fortalecer el sistema único de defensa aeroespacial. Nos empuja hacia esas acciones la política de EEUU y la OTAN en lo que se refiere al despliegue de sistemas antimisiles” (en Europa), consta en el artículo.

Para prevenir la alteración del equilibrio global de fuerzas hace falta “la creación de un sistema propio de defensa antimisil, bastante costoso y todavía ineficaz, o, lo que daría resultados mucho mejores, la capacidad de superar cualquier sistema de defensa antimisil y proteger el potencial ruso de represalia”. 

Es a este objetivo al que contribuirán las fuerzas nucleares estratégicas y las estructuras de defensa aeroespacial, consta en el artículo. La respuesta rusa al escudo antimisil de EEUU, según Putin, será “eficaz y asimétrica”.

Entre otros objetivos fundamentales, Putin destaca el de revitalizar las flotas “oceánicas”, sobre todo,  al norte y al este de Rusia. “La actividad de las principales potencias mundiales en torno al Ártico, plantea ante Rusia la necesidad de garantizar sus intereses en esta región”, según él.

Las conmociones económicas de carácter global generan la tentación de resolver problemas propios a expensas de otros, por medio de la fuerza, señala el primer ministro. “Por algo se escuchan ya las voces de que en poco tiempo se planteará  “objetivamente” que la soberanía nacional deje de extenderse a recursos de importancia global. No hay cabida para semejantes opciones con respecto a Rusia, ni siquiera en plano hipotético. Y ello significa que no deberíamos tentar a nadie con nuestra debilidad”, subraya Putin.

RIA Novosti