Imagen de archivo.El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, anuló la decisión de su antecesor, quien había ordenado emplear únicamente el color gris en el camuflaje de los aviones, dijo hoy una fuente del Alto Mando de la Fuerza Aérea.

Según esta fuente, citada por el diario Izvestia, a partir de 2013 se volverá a pintar los aviones y helicópteros militares en los colores que predominan en las zonas de despliegue de las unidades de fuerzas aéreas.

Por ahora se mantiene en secreto el número exacto de los colores a utilizar, que podrán ser el verde, el azul oscuro, el color arena y hasta el blanco. Esta diversificación no ocurrirá de golpe, será un proceso gradual.

La introducción paulatina de los nuevos colores permitirá ahorrar dinero porque pintar un avión cuesta entre 6.000 y 9.000 dólares. El cambio completo del color de camuflaje podrá ocupar tres o cuatro años.

La misma fuente comentó que el color gris fue copiado por el ex ministro Serdiukov en EEUU. La Fuerza Aérea estadounidense había adoptado ese color en los años 1970 para no repintar cada vez los aviones tras el cambio del aeródromo de emplazamiento.

RIA Novosti