El Tonnerre, buque de la clase Mistral francesa, imagen de archivo.El Ministerio de Defensa de Rusia está dispuesto a renunciar a la construcción del tercer y cuarto portahelicópteros de la clase Mistral, según la información del periódico ruso Vedomosti. 

Fuentes del departamento militar no han hecho todavía comentarios al respecto, mientras que los fabricantes de buques afirman que no saben nada sobre la rescisión de los contratos en vigor. ¿En qué consiste el problema con los buques Mistral? 

¿De qué contratos se trata?

Rusia y Francia firmaron un contrato para la compra de los portahelicópteros franceses Mistral para la Marina de Guerra rusa en junio de 2011. En virtud de este contrato, cuyo importe ronda los 1.200 millones de euros, los dos primeros buques de este tipo (‘Vladivostok’ y ‘Sevastópol’) serán construidos en Francia.

El contrato ruso-francés incluye una opción de suministro adicional de dos portahelicópteros más, que deben construirse en el astillero ruso Sevmash, en Severodvinsk, con uso de hasta un 80% de piezas de fabricación rusa.

Mientras, en la construcción del ‘Vladivostok’ se preveía usar sólo un 20% de las piezas fabricadas en Rusia.

Según los datos del diario Vedomosti, el Ministerio ruso de Defensa planea renunciar a la mencionada opción a compra.

Parámetros de los buques tipo Mistral
De acuerdo con la terminología utilizada por la Marina de Guerra rusa, un Mistral es un buque de desembarco anfíbio (BDA). Occidente no usa este término y en la clasificación francesa los buques tipo Mistral se caracterizan como ‘Bâtiments de Projection et de Commandement’,  ‘buques de proyección y mando’.

Es un buque demasiado grande y de aspecto poco agraciado, provisto con una pista de despegue que ocupa todo el casco y que es capaz de portar 16 helicópteros de asalto y de transporte (se prevé que los buques que están construyéndose para Rusia portarán 8 helicópteros Ка-52К y 8 aparatos Ка-29), así como una unidad de desembarco, el número de efectivos en la que equivaldría a un batallón de la Infantería de Marina (de 450 a 900 efectivos, lo que depende de los plazos de su transportación).

Los buques tipo Mistral pueden cumplir varias misiones: transportar y desembarcar tropas, evacuar a la población civil, emplearse como buque de apoyo de helicópteros de asalto a una distancia de sus bases o como base de apoyo logístico para las unidades de la Armada.

El portahelicópteros está dotado con los equipos de mando y comunicación más avanzados y dispone de un gran espacio libre, lo que ofrece la posibilidad de emplearlo como buque de mando u hospital flotante con 69 camas y dos salas de operaciones completamente equipadas. Además, los buques tipo Mistral pueden llevar a cabo misiones humanitarias y operaciones de rescate.

Los argumentos a favor de comprar los buques en Francia

Además de la tarea principal de aumentar rápidamente el número de buques en los arsenales de la Armada rusa, los argumentos que respaldan la necesidad de adquirir portahelicópteros Mistral consisten en que Francia transfiere a Rusia nuevas tecnologías en la construcción naval.

Al mismo tiempo, se tiene en cuenta el desarrollo de la cooperación militar internacional, que prevé la transferencia de tecnologías, a diferencia del suministro de productos listos o su ensamblaje bajo licencia. Así es el modelo hacia el que va Rusia en sus relaciones; por ejemplo, con la India, que es uno de sus socios clave en el ámbito de exportación de armamento y material bélico.

Rusia estaba interesada no sólo en adquirir buques nuevos sino también en sus equipos técnicos y de navegación, incluido el sistema de combate y control SENIT 9 y el sistema de comunicación SIC 21. Este último es especialmente interesante, porque es capaz de integrar todos los sistemas de comunicación en el radio de acción del buque, incluidos los sistemas de comunicación de las autoridades civiles.

Los gastos enormes para la adquisición de los cuatro portahelicópteros tipo Mistral se atribuían a la intención de tener acceso a estos sistemas con los respectivos documentos y tecnologías de fabricación.

Muchos expertos afirman que la decisión de adquirir los buques tipo Mistral esgrimiendo la necesidad de transferencia tecnológica es algo infundado. Varias posiciones suscitan dudas.

Por ejemplo, el informe ‘Rusia como importador de armas: desafíos y oportunidades’ presentado hace poco al Consejo Público subordinado al presidente de la Comisión Militar Industrial, señala que la adquisición de la tecnología de fabricación de los propulsores azimut del tipo Alstom Mermaid no se amolda a tal objetivo, porque no es una solución extraordinaria en la construcción naval sino comercial, y se podría buscarla en el mercado por un precio más bajo.

En cuanto a los sistemas principales, como SENIT 9 y SIC 21, según los expertos no hay una información fiable todavía sobre el modo de transferencia de estas tecnologías. ¿Será transferida su versión completa o reducida? ¿Se traspasará el equipo como tal, en ‘cajas negras’ o con la apertura de los algoritmos de su funcionamiento y transferencia de las tecnologías?

¿No necesita la Marina de Guerra rusa buques de desembarco anfíbio?
La Armada rusa los necesita, aunque no deben ser necesariamente buques del tipo Mistral. Nada impide empezar a construir los BDA en Rusia, ya que un trabajo importante en esta dirección fue hecho en la época soviética.

Un gran portahelicópteros polivalente capaz de transportar tropas de desembarco, evacuar heridos y realizar operaciones de búsqueda y rescate, así como cumplir misiones del buque de mando y hospital flotante es necesario para la Armada. En particular, sería posible emplear estos portahelicópteros como cuarteles flotantes o buques de apoyo para desplegar puestos avanzados.

Teniendo en cuenta muchos puntos débiles de emplazamiento de las bases navales en Rusia (es un problema tradicional de este país desde la época de la aparición de la Armada nacional), la idea de adquirir tal buque parece muy sensata.

Especialmente, esto sería importante para el Lejano Oriente ruso, en la zona de responsabilidad de la Flota de Océano Pacífico, donde las malas condiciones de las bases navales se combinan con la necesidad de cumplir misiones de patrullaje frente una larga línea costera. Es decir, los primeros dos buques tipo Mistral se construyen para la Flota de Océano Pacífico.

¿Renuncia Rusia a los Mistral o no?

Los representantes de la Corporación de Construcción Naval de Rusia (OSK, por sus siglas rusas) confirmaron que el contrato para el suministro de los primeros dos buques tipo Mistral sigue en vigor e informaron que no sabían nada sobre la renuncia del Ministerio ruso de Defensa a la opción de compra del tercer y cuarto portahelicópteros.

Así las cosas, se puede decir que la Marina de Guerra rusa dispondrá de dos buques de clase Mistral, cuyo prototipo posiblemente será utilizado para construir en Rusia buques de desembarco anfibio esas dimensiones y capaces de cumplir las respectivas misiones.

Mientras, es prematuro pronosticar qué tecnologías transferiría Francia a Rusia en caso de que el volumen del contrato se reduzca.

RIA Novosti