Vladímir Putin considera inadmisible que las ONG sean financiadas y manipuladas desde el extranjero y conseja prudencia con Internet, consta en un artículo que el primer ministro y candidato a la presidencia de Rusia suscribe hoy en el diario Moskovskie Novosti (MN).

“Pensamos que la influencia en la política interna y en los ánimos sociales de otros países debería tener carácter exclusivamente abierto”, señala Putin tras recordar que Rusia, China, India y Brasil se abstienen de financiar las ONG nacionales en otros Estados ni usan formaciones políticas extranjeras para promover sus intereses.

El primer ministro establece una fuerte línea divisoria entre la actuación civilizada de grupos de influencia abiertos, y las “seudo ONG” que son tuteladas por fuerzas externas y buscan desestabilizar la situación.

 

“Hay que distinguir claramente dónde se trata de la libertad de palabra y una actividad política normal, y dónde se usan instrumentos ilegales del ‘poder blando’”, o sea, el arsenal de herramientas de información y otros métodos de lograr objetivos de política exterior sin el uso de armas.

Semejantes métodos, según él, sirven a menudo para instigar extremismo, separatismo y nacionalismo, manipular la conciencia social y entrometerse abiertamente en la política interna de Estados soberanos.

En su artículo, Putin resalta que Internet, las redes sociales, la telefonía móvil y otras formas de comunicaciones modernas son, a la par con la televisión, un eficaz instrumento de política doméstica e internacional, tal y como demostró la llamada ‘primavera árabe’.

“Es un factor novedoso que requiere de una reflexión, en particular, para seguir fomentando la libertad única de comunicación a través Internet pero minimizar el riesgo de su uso por terroristas y criminales”, escribe el primer ministro.

RIA Novosti