Los presidentes de Rusia y Bielorrusia, Dmitri Medvédev y Alexandr Lukashenko, aprobaron hoy una declaración conjunta en la que rechazan las medidas de presión económica en las relaciones internacionales.

La declaración fue hecha después que la Unión Europea anunciara una posible ampliación de sanciones contra Bielorrusia."Son medidas que obstaculizan el comercio, perjudican la cooperación y frenan los procesos integracionistas en el continente eurasiático, y que traerán consecuencias negativas principalmente a los ciudadanos de a pie", indica la declaración de los mandatarios ruso y bielorruso.A su juicio, sólo un diálogo equitativo y respetuoso ayudaría a vencer las discrepancias internacionales. Se debe renunciar a cualesquiera acciones que dificulten ese diálogo, consideran Medvédev y Lukashenko.El Consejo de Asuntos Exteriores de la UE aprobó en diciembre la ampliación de sanciones contra Bielorrusia. Fue prohibida, en particular, la entrada a la UE a más de 200 funcionarios bielorrusos. El 27 de febrero deberá reunirse el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE para decidir sobre la ampliación de sanciones.El presidente bielorruso Alexandr Lukashenko, considerado en Occidente como el "último dictador de Europa", ya advirtió que su respuesta a las sanciones "podría ser muy dura".

RIA Novosti