El jefe de la misión de la Unión Europea en Bielorrusia se fue de Minsk a Bruselas este miércoles, comunicó a los periodistas Maja Kocijancic, secretaria de prensa de la titular de la diplomacia europea Catherine Ashton. 

“En señal de solidaridad y unidad tomamos la decisión de llamar a consultas a las respectivas capitales a todos los embajadores de los países de la Unión Europea en Bielorrusia”, citó Kocijancic a Ashton.

Los Estados miembros de la Unión Europea acordaron la víspera esta medida en  respuesta de haber retirado Minsk a su representante permanente ante la UE y a su embajador en Polonia. 

Además, Ashton convocó en la capital belga una reunión urgente de los embajadores de los 27 países de la Unión Europea. También fue tomada la decisión de citar a los embajadores bielorrusos a los ministerios de Exteriores de los respectivos Estados de la UE.

El portavoz de la diplomacia bielorrusa,  Andréi Savinij, informó la víspera que Minsk retiró a su representante permanente ante la UE y a su embajador en Polonia en respuesta a la ampliación de sanciones contra los funcionarios bielorrusos.

“Propusimos al jefe de la misión de la Unión Europea en Bielorrusia y al embajador de Polonia regresar a sus capitales para poner en conocimiento de sus dirigentes la posición firme de la parte bielorrusa que califica de inadmisibles la presión y las sanciones”, señaló.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, al comentar el paso dado por Minsk lo calificó como un “acto hostil”.

Los Estados de la UE acordaron ampliar el lunes pasado la “lista negra” de los funcionarios de la policía y tribunales bielorrusos responsables supuestamente de los arrestos y la condena de los opositores. Los activos de esas personas serán congelados en la Unión Europea y se les negará la entrada en los países de la UE.

RIA Novosti