Motor ruso AL31Fwww.fuerzasmilitares.org (17OCT2013).- Según los representantes de la Corporación Aeronáutica China (AVIC) citados por el semanario estadounidense IHS Jane's Defence Weekly, durante los próximos cinco u ocho años, como mínimo, los fabricantes rusos de motores recibirán pedidos de China, porque “la tecnología de fabricación de motores de aviación sigue siendo la más complicada para la AVIC”.

Aunque a finales de 2012, la AVIC declaró haber logrado un gran éxito en la fabricación de aleaciones resistentes a altas temperaturas que podrían usarse para motores de avión, a juzgar por todo, todos los cazas chinos que se fabricarán en un futuro estarán dotados con las versiones destinadas a la exportación de los motores rusos RD-93 fabricados en la planta Klimov y AL-31F de la empresa NPO Saturn.

El motor RD-93, o sea la versión de RD-33 destinada a la exportación, fue desarrollado en la ciudad de Leningrado (actual San Petersburgo) en la planta experimental No. 117 para los cazas de cuarta generación MiG-29. Rusia suministra a China estos motores con los que se dota a los cazas Chengdu FC-1 Xiaolong. Además, hay evidencias de que el motor RD-93 se usa en el novísimo caza chino de quinta generación Shenyang J-31 que hizo su primer vuelo el 31 de octubre de 2012.

Otro caza chino de quinta generación J-20 está dotado con motores turborreactores de doble flujo Al-31F, desarrollados en los años setenta, para el caza soviético Su-27. Los fabricantes chinos instalan estos motores también en su propia versión de este avión J-11 y en las copias del caza embarcado Su-33 y J-15. Corrían asimismo rumores de que China quisiera recibir de Rusia los motores más avanzados AL-41F1 con los que se dotan al caza ruso de quinta generación T-50 PAK FA y al novísimo aparato Su-35S.

Al día de hoy, China está desarrollando varios motores de aviación: el WS-10, el WS-13 y el WS-15. El WS-10 se sometió a pruebas por primera vez en 2002, y los otros dos motores en 2006. Pero los motores chinos siguen siendo poco seguros y en el proceso de su fabricación aparecen muchos defectos. A juzgar por todo, se puede interpretar la declaración de la AVIC que no se logrará realizar los tres programas anunciados y que en los próximos años Rusia suministrará motores a la industria aeronáutica china.

Además, los representantes de la AVIC revelaron a IHS Jane's Defence Weekly los planes de los fabricantes de aviones chinos y explicaron por qué el gigante asiático desarrolló dos cazas de quinta generación a la vez: el J-20 y el J-31. Se puso de relieve que China no planea incorporar a J-31 a los arsenales de su Fuerza Aérea. “Es un proyecto destinado a la exportación que competirá con el caza estadounidense F-35 en los mercados regionales”, destacó la AVIC. Anteriormente, los expertos ya centraron atención en que en el J-31 no hay signos distintivos de la Fuerza Aérea china, a diferencia del J-20.

Al mismo tiempo, Jane's Defence supo que, pese a los proyectos anteriores, China no planea crear una versión del caza J-31 destinado al emplazamiento en portaaviones. Anteriormente, los medios de comunicación chinos informaron que esta versión puede estar dotada con el ala en flecha invertida.

Según Jane's Defence, los proyectos J-20 y J-31 preocupan a los servicios secretos de EEUU. Conforme a los documentos filtrados por el excolaborador de la CIA Edward Snowden, para fabricar estos cazas China pudo obtener acceso a los datos confidenciales del Pentágono y sus contratistas. Aunque, según los datos de los servicios de inteligencia de EEUU, estos aviones se alejan mucho de los modelos estadounidenses en cuanto al uso de las tecnologías avanzadas y baja detección a radares, Washington está preocupado por un progreso rápido de la industria aeronáutica china.

 Es posible que el J-31 con motores rusos compita con el F-35, especialmente teniendo en cuenta los problemas de la fabricación y un aumento del precio del caza estadounidense. Mientras, es poco probable que el J-31 centre la atención de los países aliados de EEUU que en cualesquiera circunstancias e independientemente del precio preferirán el avión estadounidense a un caza chino.
spanish.ruvr.ru