La cooperación militar entre Rusia y China se fortalecewww.fuerzasmilitares.org (19FEB2014).- De esta manera comentan los especialistas la significación geopolítica de las primeras maniobras militares ruso-chinas en el mar Mediterráneo. China, que está en esta zona de forma permanente, junto con Rusia, aumentará su presencia militar, lo que permitirá equilibrar las fuerzas de la Flota de la OTAN:

El crucero pesado nuclear portamisiles “Pedro el Grande” y el patrullero chino “Yan Chen” ensayan maniobras y vuelos conjuntos de los helicópteros de ambas naves. Las maniobras se realizan inmediatamente después de que ambos buques garantizaron la carga y transportación segura de la primera partida de armas químicas sirias desde el puerto de Latakia hasta las costas de Italia. El director del Centro de investigaciones sociopolíticas, Vladímir Evseiev, dice:

—Hay un acercamiento entre China y Rusia. Una confirmación de esto es la visita del presidente de la República Popular China, Xi Jinping a la inauguración de las Olimpíadas en Sochi. La participación de un barco chino en la liquidación de las armas químicas es un paso hacia el acercamiento con Rusia. El solo hecho de las maniobras en el mar Mediterráneo nos habla de la disposición de China de ser más activo en la arena política, porque nunca antes había demostrado ningún interés hacia el mar Mediterráneo.

En el año 2013, las naves chinas estuvieron en Port Said, Egipto, en Pireo, en Grecia y en Nápoles, Italia. China tiene varias propiedades en estos puertos. Incluso, en Nápoles, la terminal que es propiedad de China es colindante con la principal base de la OTAN en el mar Mediterráneo. No es casual que las maniobras conjuntas de China y Rusia despierten el nerviosismo en Occidente. Y, según el vicepresidente de la Academia de Problemas Geopolíticos Konstantín Sivkov, esto es completamente comprensible:

—China pretende estar en esta zona de forma permanente, China necesita tener garantías de que los recursos del Medio Oriente, sobre todo los energéticos, no terminen estando bajo un férreo control de Occidente. Por eso China, naturalmente, está penetrando activamente hacia esta zona y quiere tener un apoyo de fuerza político-militar a sus actividades y despliega en este lugar a su Flota. China tiene barcos modernos y potentes los cuales pueden convertirse en una espectacular demostración de la presencia china.

Konstantín Sivkov está convencido que China espera resolver sus tareas geopolíticas en el mar Mediterráneo en alianza con Rusia:

—La lucha en esta región, sobre todo en su ribera oriental, será muy difícil. Por eso China y Rusia se preparan para aumentar ahí sus agrupaciones. Ni Rusia ni China serían capaces de crear por separado una comando lo suficientemente potente como para hacer frente de forma individual a la Flota de la OTAN. Sin embargo, juntos, podrían dar solución a este problema. Por eso las acciones conjuntas de China y Rusia constituyen una colaboración mutuamente ventajosa que permite equilibrar el potencial de la OTAN y crear una agrupación de la Armada balanceada en esa zona, capaz de hacer frente a la OTAN.

Vladímir Evseiev supone que las maniobras militares actuales de China y Rusia en el mar Mediterráneo serán un paso hacia el futuro fortalecimiento de la interacción de ambas Flotas:

—En general, esta dirección es hacia una alianza estratégica. Se va fortaleciendo. Todo parece indicar que es posible que se aumente la cantidad de naves durante los ejercicios. Y esto es una señal indiscutible al Occidente. Se presiona sobre Rusia, se desata contra ella una guerra informática antes de las Olimpíadas. Entre Moscú y Bruselas han surgido graves discrepancias con respecto a Ucrania. Todo esto empuja a Rusia hacia China. Lamentablemente esto no se entiende bien en Occidente.

Este año están planificadas unas maniobras navales militares de China y Rusia en el mar Pacífico y también ejercicios de tropas de infantería dentro de la Organización de Shanghái. No se excluye que las naves militares de ambos países interactuarán en la salida de nuevas partidas de armas químicas de Siria. Esta operación militar debió concluir el 5 de febrero.

La Voz de Rusia