Rusia, Bielorrusia y Kazajistán condenaron hoy las posibles sanciones económicas de países occidentales contra Bielorrusia. Los tres países, que se agruparon oficialmente para formar una unión aduanera tripartita en 2010, dijeron en un comunicado conjunto que no aceptarán medidas de presión económica o de coerción porque tendrían un impacto negativo en los ciudadanos comunes.

A principios de este mes, los líderes de la Unión Europea (UE) demandaron que se impongan nuevas sanciones económicas a quienes en Bielorrusia sean "responsables de serias violaciones a los derechos humanos o de represión de la sociedad civil".

 

Las sanciones económicas dañarán los intereses legítimos, la seguridad económica y la integración de la región de Eurasia, dice la declaración. Esas medidas generarán barreras comerciales artificiales y crearán obstáculos infundados para la cooperación económica dentro de la unión aduanera de tres naciones.

Los tres países también pidieron un diálogo equitativo para resolver las disputas internacionales.

El Consejo de la UE anunció en febrero que impondrá restricciones de viaje a 21 jueces y oficiales de policía de alto rango del país asiático central. En respuesta, Minsk pidió a los embajadores de la UE y de Polonia que salgan del país.

La unión aduanera tripartita entró en plena operación el 1 de julio de 2010. Sus tres estados miembros acordaron lanzar oficialmente el Espacio Económico Común el 1 de enero de 2012, en un intento por volverlo un bloque más fuerte.

Xinhua