Helicópteros rusoswww.fuerzasmilitares.org (22JUL2014).- La inspección sorpresa a las fuerzas del Distrito Militar Central y de las Tropas Aerotransportadas de Rusia demostró que el Ejército ruso está listo para una operación de paz. La actuación de los cascos azules rusos podría llegar a ser imprescindible tras la retirada de la coalición internacional de Afganistán o incluso ante un drástico deterioro de la situación en el Este ucraniano, comenta Nezavisimaya Gazeta.

El presidente Vladímir Putin valoró muy positivamente los resultados de la inspección, cuyo objetivo consistió tanto en comprobar la movilidad de las tropas, sino ensayar actuaciones concretas de los paracaidistas y la infantería motorizada durante una operación de paz en territorio desconocido.

En las maniobras participaron la 98ª División de Paracaidistas y la 31ª Brigada Aerotransportada, unidades que forman parte de la Fuerza de Reacción Rápida de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva. Su capacidad combativa fue puesta a prueba para ensayar, en particular, la respuesta ante los “posibles escenarios relacionados con la retirada de las tropas internacionales de Afganistán”, explicó el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú.

Sin embargo, no es de descartar que Asia Central no sea la única región en la que Rusia podría usar sus fuerzas de paz, indica el diario. El lunes pasado, el presidente Putin declaró que Moscú “continuará defendiendo con energía los derechos de los rusos en el extranjero y aprovechará para ello todo el arsenal de medios del que dispone, desde los políticos y económicos hasta el derecho a las operaciones humanitarias y la autodefensa previsto en el derecho internacional”.

Aunque alguien en Kiev y Occidente ve en ello una prueba de que Rusia está dispuesta a enviar tropas al sureste ucraniano, lo más seguro es que la propia Moscú considere la opción militar como un último recurso para lograr la normalización de Donbás, sostiene el periódico.

Además, no parece probable que Rusia tome esta decisión por su cuenta. Si la situación en Ucrania sigue empeorando, Moscú promoverá la idea de una operación de paz internacional, opina Nezavisimaya Gazeta.

No obstante, si esa hipotética operación corriera a cargo de la OTAN, tal como ocurrió en Yugoslavia, Libia o en otros países, Moscú respondería con contundencia manteniendo sus unidades móviles de paracaidistas en alerta máxima de combate, advierte.

RIA Novosti