El Ministerio de Defensa de Rusia destruirá 4 millones de pistolas, fusiles y ametralladoras producidas antes de los años 1980, comunicó hoy el diario "Izvestia". Esta cantidad de armas obsoletas deberá ser destruida para 2015. Según el rotativo, el Ministerio de Defensa tiene en sus almacenes 16 millones de armas de fuego. De ese total, más de 6 millones ya agotaron su vida útil.

Entretanto, el viceministro de Defensa, Alexandr Sujorúkov, declaró en septiembre pasado que sólo tratándose de los fusiles automáticos AK-74, los había unos 17 millones en los almacenes.

El Ministerio de Industria y Comercio planea destruir las armas en las mismas empresas que las habían producido. Se espera que de esta manera se pueda crear nuevos empleos y modernizar algunas de las empresas.

Así, podrían ser creados unos 240 empleos adicionales en la planta "Molot". La planta Izhmash, donde se construyen los fusiles Kaláshnikov, también se dedicará a destruir armas obsoletas.

RIA Novosti