Policía inglesawww.fuerzasmilitares.org (03SEP2014).- Reino Unido elevó ayer su alerta por terrorismo al segundo nivel más alto, y el primer ministro David Cameron dijo que Estado Islámico (EI), el grupo que opera en Siria e Irak, representa la mayor amenaza para la seguridad del país en toda su historia.

El Gobierno dijo que no había evidencias de que un ataque fuera inminente, pero la evaluación de los últimos reportes de inteligencia por parte de los jefes de seguridad justificaba elevar el nivel de alerta terrorista a "severo", lo que significa que un ataque es "altamente probable", aseguró Reuters.

"Lo que estamos enfrentando actualmente en Irak con el EIIL (Estado Islámico en Irak y el Levante, anterior nombre de EI) es una amenaza más grande y profunda para nuestra seguridad de lo que hemos visto antes", declaró Cameron.

El primer ministro agregó que estaba "absolutamente convencido de que el EIIL... puede hacer amenazas específicas para Reino Unido".

Es la primera vez desde mediados del 2011 que Reino Unido establece ese grado de alerta a través del Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo (JTAC, por sus siglas en inglés).

El nivel de amenaza terrorista fue publicado por primera vez en 2006, un año después de que islamistas británicos realizaran ataques suicidas en la red de transporte de Londres, dejando un saldo de 52 muertos.

Jefes de policía dijeron que el incremento del nivel a "severo" implicaría un aumento en la cantidad de patrullas visibles, además de otras medidas de seguridad y protección.

El portavoz de la Casa Blanca, John Earnest, declaró: "Esta es una amenaza en la que Estados Unidos ha estado poniendo el foco. Hemos estado coordinando de cerca con nuestros aliados, tanto con los británicos como con otros en Europa, sobre el modo de rebatir y mitigar esta amenaza". En EEUU "no esperamos que haya una necesidad de cambiar nuestro nivel de alerta en este momento", dijo Earnest. "No tenemos planes de cambiarlo", agregó. 

La decisión británica se produce menos de dos semanas después de que un video publicado por EI mostró la decapitación del periodista estadounidense James Foley a manos de un hombre con el rostro cubierto que hablaba en inglés con aparente acento londinense.

El asesinato de Foley generó demandas por medidas de seguridad adicionales para contener a los británicos que viajan a Medio Oriente para sumarse a grupos milicianos. Funcionarios han alertado de que algunos de quienes han viajado a Siria o Irak podrían regresar a Reino Unido a realizar ataques.

"El incremento del nivel de amenaza está relacionado con los eventos en Siria e Irak, donde grupos terroristas están planificando ataques contra Occidente", dijo la secretaria del Interior británica, Theresa May.

Autoridades estiman que al menos 500 británicos han viajado a Siria o Irak, donde el EI ha tomado el control de grandes extensiones de territorio, y el jefe de la policía de Londres, Bernard Hogan-Howe, dijo que se cree que unos 250 han regresado desde entonces.

Agencias de Inteligencia de Estados Unidos han identificado a cerca de una docena de ciudadanos que han viajado a Siria para luchar con los yihadistas en ese país y en Irak, según del diario The New York Times. 

EEUU desplegó 865 soldados en Irak para proteger a su personal y asesorar a las Fuerzas Armadas iraquíes después de que EI emprendiera una ofensiva el 9 de junio, y se apoderara de importantes zonas del territorio iraquí, aseguró AFP.

A partir del 8 de agosto Estados Unidos también lanzó 110 incursiones aéreas contra los insurgentes, principalmente cerca de la represa de Mosul, precisó el comando militar estadounidense encargado de Medio Oriente y Asia Central. 

Esas operaciones cuestan desde mediados de junio "cerca de 7,5 millones de dólares por día", afirmó el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby. 

eluniversal.com