El presidente ruso Dmitri Medvédev declaró este martes que Rusia gastará en el desarrollo militar por lo menos el 2,8% de su producto interno bruto (PIB) hasta el año 2020. Al reunirse hoy con altos cargos del Ministerio de Defensa, Medvédev insistió en mantener el poderío militar y la capacidad de reacción a las amenazas a tal nivel “que nadie en el mundo se vea tentado a probar su firmeza”.

El desarrollo militar, según él, seguirá siendo una de las prioridades del Estado ruso y la financiación de Defensa “será del 2,8% del PIB como mínimo hasta 2020”.

Resaltó que los equipos modernos en el arsenal del Ejército nacional “han de subir al 30% para 2015, y al 70% y hasta el 100%, en función del arma, para 2020”. Según Medvédev, el Estado asignó a tales efectos casi 23 billones de rublos, o más de 788,2 mil millones al cambio actual. Actualmente, las armas modernas representan un 16% del arsenal.

El presidente constató también que “la reforma de las Fuerzas Armadas está prácticamente concluida”. “Gracias a los cambios implementados, tenemos nuevas FF.AA. que responden en grado mucho mayor a los peligros actuales y son capaces de responder a las amenazas potenciales”, dijo.

RIA Novosti