La reforma de las Fuerzas Armadas de Rusia y la implementación del amplio programa armamentístico son prioridades incondicionales para los próximos años, declaró este martes el presidente saliente de Rusia, Dmitri Medvédev, durante la reunión del Consejo de Estado.

“La reforma de las Fuerzas Armadas y la implementación del programa nacional armamentístico son las prioridades incondicionales para los próximos años”, dijo el mandatario ruso al añadir que Rusia no renunciará a la protección de su soberanía nacional.

En el marco de la reforma de las Fuerzas Armadas, para el año 2012 el número de militares del Ejército ruso se redujo de 1,2 millones a un millón. La reforma prevé asimismo una reducción de la oficialidad de 335 a 220 mil efectivos, en vez de los previstos anteriormente 150 mil, teniendo en cuenta la creación de la unidad de defensa aeroespacial dentro de las Fuerzas Armadas rusas.

Además, la reforma incluye una reestructuración de los distritos militares de Rusia que ahora son cuatro (Oeste, Este, Central y Sur) en vez de los anteriores seis y, en el futuro, la subcontratación de empresas del sector civil para servicios de alimentación y otras funciones impropias del Ejército.

RIA Novosti