Las bombas inteligentes rusas que destruyen los búnkeres de los terroristas en Siria son lanzadas desde bombarderos Su-34 a una altura de cinco kilómetros e impactan contra sus objetivos con un margen de error que no supera los dos metros, al estar guiadas por satélites del sistema GLONASS.
Las bombas inteligentes rusas que destruyen los búnkeres de los terroristas en Siria son lanzadas desde bombarderos Su-34 a una altura de cinco kilómetros e impactan contra sus objetivos con un margen de error que no supera los dos metros, al estar guiadas por satélites del sistema GLONASS.

www.fuerzasmilitares.org (08OCT2015).- Las bombas inteligentes rusas que destruyen los búnkeres de los terroristas en Siria son lanzadas desde bombarderos Su-34 a una altura de cinco kilómetros e impactan contra sus objetivos con un margen de error que no supera los dos metros, al estar guiadas por satélites del sistema GLONASS.

La Fuerza Aérea rusa usa contra el Estado Islámico en Siria bombas inteligentes que pueden ser guiadas mediante el sistema de satélites GLONASS (sistema de posicionamiento global ruso), dijo este sábado un portavoz militar ruso citado por la agencia RIA Novosti.

"Para destruir la infraestructura de los terroristas la Fuerza Aérea rusa usa avanzadas armas de precisión, en particular una bomba aérea guiada. La bomba es guiada en su trayectoria por un satélite GLONASS desde el momento en que se separa del anclaje del avión. También es guiada desde el avión. Por lo tanto, su precisión es de unos dos metros, independientemente de las condiciones meteorológicas y la estación del año. Esto permite destruir con precisión objetos paramilitares y evitar víctimas civiles", dijo.

La bomba rusa KAB-250 pertenece a las armas de nueva generación de la Fuerza Aérea rusa y fue presentada por primera vez en el salón aeroespacial ruso MAKS-2011. Esta bomba fue diseñada específicamente para los cazas de combate de quinta generación T-50 (PAK-FA), para ser lanzada desde el depósito de armas dentro del fuselaje de la aeronave, lo cual explica su forma alargada.

La KAB-250 pesa 250 kilos y mide 3,2 metros de largo y 285 mm de diámetro, y lleva una carga de 127 kilos de explosivo rompedor. La envergadura de sus aletas llega a 55 centímetros.

En 2013 la bomba fue mostrada con un sistema de guiado por láser en su interior. Actualmente (estando clasificados sus sistemas de guiado) analistas rusos coinciden en que la KAB-250 está equipada con un sistema de guiado combinado que incluye un receptor de señales de satélites, así como un circuito adicional con un sistema de visualización térmico, un televisor o un sistema de autoguiado por rayo láser.

actualidad.rt.com