El submarino nuclear estratégico ‘Yuri Dolgoruki’, buque insignia del proyecto 955 Borei, entrará en servicio con la Armada de Rusia en octubre de este año junto con el misil balístico intercontinental Bulavá, adelantó este sábado un portavoz de alto rango del Estado Mayor de la Armada.

“Los planes del mando militar no han cambiado. Tal como anunció el ministro de Defensa, en octubre de este año el Bulavá y el submarino nuclear ‘Yuri Dolgoruki’ se incorporarán al servicio con la Armada como una única unidad “submarino + misil”, explicó en declaraciones a RIA Novosti.

Al mismo tiempo, la fuente informó que otro sumergible del mismo proyecto, ‘Alexandr Nevski’, se incorporará a la Fuerza Naval “más tarde”, sin concretar la fecha en que se produzca esta incorporación.

Según está previsto, ‘Alexandr Nevski’ realizará este año un disparo del misil Bulavá, agregó el alto cargo naval.

“Este año está previsto un lanzamiento del Bulavá que se realizará desde ‘Alexandr Nevski’. Si termina con éxito, este navío también podría incorporarse a la Armada antes de fin de año”, reveló sin precisar, no obstante, la fecha del ensayo.

Los submarinos estratégicos del proyecto Borei miden 170 metros de eslora, pueden descender a 450 metros y llevan una tripulación de 107 personas. Estos submarinos, portadores de los misiles Bulavá, deberán formar el núcleo de las fuerzas estratégicas navales de Rusia en el siglo XXI.

El misil balístico intercontinental R30 3M30 Bulavá-30 (RSM-56, en tratados internacionales y SS-NX-30 según la clasificación de la OTAN) es un cohete de tres etapas y carburante sólido lanzado desde submarinos.

Tiene un alcance de 8.000 kilómetros y puede llevar entre 6 y 10 cabezas nucleares hipersónicas autónomas, de 100 a 150 kilotones cada una, capaces de modificar la trayectoria de vuelo.

De una veintena de lanzamientos de prueba del misil, varios resultaron fallidos, sin embardo, el resultado general de los ensayos que se vienen realizando desde octubre de 2010 es un éxito.

RIA Novosti