F-35
F-35 junto a un F-16 de la USAF

www.fuerzasmilitares.org (13SEP2017).- Francia se negó a presentar los cazas Rafale para una licitación belga de compra de aviones militares llamados a sustituir a los F-16. Esto se debe al hecho de que el concurso estaba 'condicionado' desde el principio para que solo los cazas estadounidenses pudieran ganarlo. Al menos así lo afirman medios galos.

Paralelamente, París trató de firmar un acuerdo intergubernamental que significaría de facto la adquisición de los productos del consorcio francés Dassault al margen de las licitaciones.

Un analista del Instituto para la Seguridad en Europa y del Centro para la Política de Seguridad de Ginebra, Alexandre Vautravers, mostró qué se oculta tras el dominio de la producción militar estadounidense en el mercado europeo, algo especialmente llamativo cuando la UE dispone de sus propios análogos.

Vautravers explicó que los cazas Rafale tienen una ventaja importante frente a los F-35 estadounidenses: su precio. El analista añadió que el primero es un avión de la generación anterior, de manera que su uso es también más sencillo.

En licitaciones como esta, la decisión final acerca de la adquisición de aviones militares tiene un marcado carácter político en países como Francia, Suiza o Bélgica, aclaró el especialista. En este caso, se trata de una adquisición que se traduce en la cooperación militar durante varias décadas.

"Es evidente que los factores que influyen sobre la decisión no son solo las características del caza, sino también criterios de carácter estratégico y político", declaró Vautravers.

El analista puso de relieve que en Bélgica no hay unanimidad en cuanto a la cuestión de la compra de los F-35 de EEUU. El Ministerio de Defensa belga ha declarado en numerosas ocasiones que la sustitución de los F-16 no constituye una prioridad y que los F-35 son demasiados caros. En consecuencia, se trata de encontrar la opción más adecuada desde el punto de vista financiero.

Vautravers subrayó que Bélgica siente una notable presión, dado que Dinamarca y Países Bajos ya han adquirido los F-35. El entrevistado destacó que el precio de un equipo de F-35 no debió haber superado los 30 millones de dólares.

Los precios, no obstante, se han desbocado hasta los 160 millones de dólares por unidad. En este sentido, incluso los países que ya han adquirido los F-35 no pueden pagar por ellos, concluyó.

 

(mundo.sputniknews.com)