El futuro de la moneda única europea se decidirá en las próximas semanas en Italia y España, dos países que atraviesan una “situación de encrucijada”, afirmó este viernes el ministro español de Economía, Luís de Guindos, citado por la agencia Bloomberg.

“El futuro del euro se va a jugar en las próximas semanas en España e Italia. No sé si estamos al borde del precipicio, pero sí que España vive un momento muy muy muy difícil”, declaró.

No obstante, al referirse a la salida de capitales que, según datos hechos públicos la víspera, superó los 97.000 millones de euros entre enero y marzo de 2012, De Guindos opinó que esta cifra obedece en mayor medida a las dificultades de los bancos españoles en los mercados monetarios.

Al mismo tiempo, reconoció que los problemas del sector bancario dispararon el interés del bono español a diez años que se acerca ya al nivel crítico del 7%, registrado anteriormente en Grecia, Portugal e Irlanda, los tres países europeos que han solicitado rescate financiero externo.

Pese a la “situación de encrucijada” que vive la economía española actualmente, el ministro se mostró convencido de que su país será el “ejemplo fundamental” de cómo superar estas dificultades.

“Si en España se hacen las cosas bien, se reducen las primas de riesgo y si vemos que los flujos de capitales vuelven a fluir con cierta normalidad, esa será la piedra de toque para que el proyecto europeo siga para adelante”, aseguró.

En este sentido, defendió también una mayor integración de la eurozona y pidió medidas para “avanzar en la unión bancaria”, un proyecto en el que todos los socios europeos están de acuerdo, según De Guindos.

RIA Novosti