El Banco de España prometió el lunes continuar con normalidad las subastas de bonos soberanos, argumentando que el acuerdo del fin de semana con la Eurozona por un rescate de 100.000 millones de euros para los bancos españoles sostendría el mercado de deuda del país.

Los analistas del mercado han expresado dudas en torno a si el acuerdo para recapitalizar la banca con una inyección de deuda por parte del Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria de España proveería beneficios duraderos. En la mañana de ayer los bonos españoles subieron, pero la euforia acabó rápidamente.

En las notas investigativas del lunes, la mayoría de los analistas dijeron que España todavía tendría dificultades financiándose a tasas de interés razonables. Una preocupación en particular para los inversionistas potenciales en bonos privados es que cualquier préstamo hecho por el Mecanismo de Estabilidad Europea que se ejecute el próximo mes tendría predominancia sobre cualquier otro préstamo.

El Banco de España, sin embargo, emitió un comunicado en el que decía que continuaría con la implementación de su programa de financiamiento, luego del calendario regular de subastas, y aseguró que la ayuda europea “no sólo no empeorará las condiciones para la deuda pública que ya está en circulación, sino que reforzará su solvencia”.

El gobierno de centro-derecha del presidente Mariano Rajoy y el gobernante Partido Popular han puesto un rostro valiente frente a la necesidad de buscar asistencia de las economías más fuertes de la Eurozona.

Rajoy ha llamado el acuerdo una “victoria para el futuro del euro” y dijo que no hay condiciones adicionales onerosas incluidas en la línea de crédito, del tipo que se aplicaron para los rescates completos de Grecia, Irlanda y Portugal.

España dice que ya ha lanzado una serie de reformas económicas y fiscales, con el apoyo de Alemania y otros gobiernos de la Eurozona, y tiene la intención de seguir recortando su déficit presupuestal, como lo acordó con la Unión Europea.

Financial Times