Tropas australianasLa primera ministra de Australia, Julia Gillard, ha asegurado este jueves que el Ejército australiano completará su misión en Afganistán tras la muerte de tres soldados en un ataque perpetrado por un soldado afgano y de otros dos militares en un accidente de helicóptero.

"Estamos allí por un propósito y cumpliremos dicho propósito totalmente", ha asegurado Gillard desde las Islas Cook, donde se encuentra para asistir a una conferencia de países del Pacífico. La OTAN abandonará Afganistán a finales de 2014, una vez haya cedido el control de la seguridad a las fuerzas de seguridad afganas.

La primer ministra ha indicado que "estas noticias son muy tristes y suponen como un golpe físico para muchos australianos". Gillard ha señalado que volverá a última hora del jueves a Australia para poder recibir allí a los soldados fallecidos. Un total de 38 soldados australianos han muerto en Afganistán desde 2001.

El ministro de Defensa de Australia, Warren Snowdon, ha revelado que el ataque se produjo alrededor de las 22.30 horas del miércoles (20.30 horas en la España peninsular) en una base militar de Uruzgan, donde Australia tiene desplegados unos 1.500 soldados.

El ministro ha explicado que el ataque lo ha realizado un hombre vestido con un uniforme militar afgano. "Tres soldados australianos han muerto y dos han resultado heridos como consecuencia de un ataque 'verde sobre azul'" (de las fuerzas afganas contra las tropas internacionales), ha dicho Snowdon, en declaraciones recogidas por la emisora australiana ABC.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), que es la que ha informado en primer lugar del suceso, ha indicado que en estos momentos se está llevando a cabo una investigación de lo ocurrido.

Otros dos soldados australianos han muerto en un accidente de helicóptero en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán. Según el Ejército australiano, ambos pertenecían a las fuerzas especiales y murieron cuando la aeronave estaba intentando aterrizar. El Ejército ha indicado que no hay ninguna señal de que haya sido un ataque de la insurgencia.

Se conocen como ataques 'verde sobre azul' por el código de color de los uniformes militares en misiones internacionales, ya que las tropas del país receptor se conocen como verdes y las extranjeras como azules.

europapress.es