Serán construidos res destructores que llevarán los nombres de “Hobart”, “Brisbane” y “Sydney”Los ministros australianos de Defensa, Stephen Smith, y de Finanzas y Desregulación, Penny Wong asistieron a la puesta de la quilla del primer destructor de guerra antiaérea (Air Warfare Destroyer, AWD) el día 6 de septiembre, en Adelaida.

Este AWD es el primero de los tres que está construyendo Australia, basados en un diseño de la empresa Navantia, sobre la Fragata F-100 de la Armada española; cuando entren en servicio estarán entre los buques de guerra con mayor capacidad de combate. 

La construcción de los tres AWD es el mayor proyecto de adquisición australiano e implica la fabricación de 90 bloques de acero, 30 para cada destructor, así como tres bloques para los sonares, uno por buque, en diferentes astilleros de Australia y en astilleros de Navantia. Los bloques los integrará el astillero australiano ASC en las instalaciones del gobierno de Australia en Adelaida. ASC integrará los 31 bloque de cada buque, cada uno de los cuales está ya equipado con una serie de equipos, que se completarán conforme se integren todos, incluyendo los sistemas de combate.

La puesta de la quilla del primer AWD, Hobart, es un paso significativo en el proyecto porque marca el comienzo de la nueva fase en la construcción de los mismos. Una vez finalizada la construcción, los destructores comenzarán las pruebas de mar antes de su entrega a la Armada australiana, cuyos plazos son el primero, HMAS Hobart, se entregará en marzo 2016; el HMAS Brisbane en septiembre de 2017 y el HMAS Sydney en marzo de 2019.

Durante la ceremonia, ambos ministro anunciaron un cambio en el programa de entregas, retrasando el plazo en las puestas de quilla de los otros dos destructores, hasta 18 meses, que evitará la pérdida de capacidades en los astilleros australianos para poder hacer frente al proyecto más complejo y extenso de la Armada australiana: la construcción del futuro submarino. 

La nueva programación ha sido bien recibida por la industria australiana, que no perderá puestos de trabajo (actualmente participan directamente 2.500 personas en la construcción de los AWD en Australia) ni tampoco supondrá un incremento de los costes.

ateneadigital.es