Julia GillardAustralia está presta a iniciar negociaciones sobre energía nuclear civil con la India durante la presente visita de la primera ministra Julia Gillard, pero se tomará su tiempo antes de venderle uranio al gigante surasiático.

Vísperas de la entrevista con su par Manmohan Singh, Gillard enfrió las esperanzas indias al declarar a un diario de su país, The Sydney Morning Herald, que las ventas del estratégico material a Nueva Delhi no se iniciarán de inmediato y probablemente tarden "uno o dos años en lugar de meses".

Según el rotativo, citado a su vez por medios de prensa locales, la jefa de Gobierno apuntó que Australia sabía cómo negociar un adecuado acuerdo de salvaguardia para garantizar que la India utilice el uranio con fines pacíficos.

Recientemente Gillard publicó en ese diario un artículo en que se mostró partidaria de levantar la prohibición de vender uranio a la India a condición de que éste se atenga a los requisitos de la Agencia de Energía Atómica.

Hasta ahora el Partido Laborista australiano se ha mostrado reticente a dar ese paso porque la nación surasiática, poseedora de armas atómicas como su vecino Pakistán, no ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear.

El miércoles Gillard y Singh encabezarán las conversaciones entre las respectivas delegaciones y sostendrán una reunión por separado.

La primera ministra australiana se entrevistará en la propia fecha con el presidente Pranab Mukherjee; el canciller S. M. Krishna, la presidenta de la gobernante Alianza Progresista Unida, Sonia Gandhi; y el líder de la oposición, Sushma Swaraj.

Asistirá, asimismo, a un almuerzo de negocios organizado por las principales cámaras de comercio e industria de la India.

Ambas naciones aspiran a vigorizar su Acuerdo de Asociación Económica a fin de propiciar un mayor acceso a los respectivos mercados de bienes y servicios. El año pasado el comercio bilateral ascendió a 20 mil millones de dólares.

La India, adicionalmente, procurará asegurarse el apoyo australiano a sus aspiraciones de ocupar un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

prensa-latina.cu