El buque australiano siendo transportado a su destinoEl megabuque Canberra, el primero de los dos construidos en los astilleros de Navantia de la ría de Ferrol para la Armada australiana, puso fin ayer a 61 días de travesía desde Galicia hasta la bahía de Melbourne. Pasadas las diez de la mañana hora local, y a lomos de la plataforma Blue Marlin, de la compañía holandesa Dockwise, el navío anfibio y portaeronaves se dibujaba en el horizonte de la bahía de Geelong, ante la expectación de cientos de curiosos que aguardaban a pie de costa la arribada del gigante de acero.

Las televisiones locales retransmitieron el hito naval con imágenes desde tierra y también con distintas tomas aéreas, mientras decenas de embarcaciones de recreo se aproximaban a la no menos espectacular plataforma que transportó al buque durante una singladura de 12.500 millas náuticas.

Dimensiones

Los medios australianos destacaron, durante la emisión en directo de la llegada del barco, las dimensiones del coloso, de 230 metros de eslora, al que compararon con las Torres Rialto de la ciudad, y que supone «el mayor buque que ha tenido la Armada» de aquel país.

La cama del Canberra permanece fondeada a la espera de que la Autoridad Portuaria de Melbourne disponga el amarre en el puerto de Geelong. Restarán después varios días de trabajo, alrededor de una semana, según indicaron fuentes de Navantia- para acondicionar la maniobra de reflote del buque. Esto es, a la inversa de la realizada en el puerto coruñés de punta Langosteira, y que se llevará a cabo en una zona de la bahía con suficiente calado.

A partir de ahí, el Canberra será dirigido a los astilleros de la empresa BAE Systems en Williamstown, a poco más de una milla de distancia frente a su actual fondeadero. Se procederá entonces a la instalación de los ocho módulos que compondrán la superestructura de la nave, que incluye el puente de mando y diferentes equipos complementarios.

De A Coruña a Melbourne

La singladura del Canberra comenzó el 17 de agosto pasado en punta Langosteira, el puerto exterior de A Coruña. Fue el estreno de la rada, que hasta la fecha no había albergado el amarre de ningún otro navío. Pero las maniobras de traslado de megabuque comenzaron en realidad el día 4 de ese mismo mes, con su remolque desde los astilleros de Navantia, a 16 millas de distancia de Langosteira.

Cuatro operarios del grupo público naval han viajado a bordo del Blue Marlin, en una navegación que dobló el cabo de Buena Esperanza, y que hizo escala de tres días en Port Louis, la capital de las islas Mauricio. En el país de las Antípodas se encuentra un equipo de Navantia, formado por 30 profesionales, que continuarán el desarrollo del buque.

lavozdegalicia.es