Jerusalen, imagen de archivo.La Cancillería australiana convocó al embajador israelí y le transmitió su oposición a los asentamientos judíos. "Esta actividad pone en peligro la viabilidad de una solución de dos Estados", advirtió el ministro Carr. España, Francia, Gran Bretaña, Suecia y Dinamarca ya expresaron su oposición a la iniciativa israelí junto a Estados Unidos.

Australia convocó al embajador israelí hoy martes para protestar contra la decisión de Israel de ampliar los asentamientos judíos en Jerusalem Este y Cisjordania y retener los ingresos fiscales dela Autoridad Palestina (AP).

La medida adoptada por Australia se sumó a acciones similares impulsadas desde Europa, incluyendo España, Francia, Gran Bretaña, Suecia y Dinamarca luego de que la ONU aprobará una propuesta presentada por los palestinos para ser reconocido como Estado observador no miembro del organismo internacional.

"Australia se opone a toda la actividad en los asentamientos", dijo el ministro de Relaciones Exteriores Bob Carr en un comunicado después de reunirse con el embajador israelí Yuval Rotem, e importantes funcionarios australianos. "Esta actividad pone en peligro la viabilidad de una solución de dos Estados, sin la cual nunca habrá seguridad en Israel", agregó el canciller en su mensaje.

Carr, cuyo país se sumará al Consejo de Seguridad de la ONU el año próximo, dijo que las acciones de Israel complicaron las posibilidades de nuevas negociaciones entre las dos partes.

"Estoy muy decepcionado con estas decisiones reportadas por los israelíes", dijo.

El primer ministro Benjamin Netanyahu rechazó la intensa presión internacional para que reconsidere los planes de construcción de 3.000 viviendas en Jerusalén Este y Cisjordania y la intensificación de la planificación del controvertido sitio E1 al afirmar que nadie debe esperar que Israel se siente y dé luz verde a los pasos unilaterales de los palestinos en la ONU.

Luego de que varios países europeos convocarán a los embajadores de Israel para protestar contra los planes de colonización, la Oficina del Primer Ministro emitió un comunicado diciendo que Israel "seguirá defendiendo sus intereses vitales, incluso frente a la presión internacional".

Un funcionario citado por el diario The Jerusalem Post aseguró que no habrá ningún cambio en la decisión tomada el viernes para construir 3.000 viviendas en los grandes bloques de asentamientos, e Israel seguirá adelante con el trabajo de planificación y zonificación para el área E1 que une Jerusalem con Maaleh Adumim al noreste de la capital.

"Los movimientos palestinos unilaterales en la ONU son una violación flagrante y fundamental de los acuerdos a los que la comunidad internacional era un garante", dijo el funcionario. "Nadie debería sorprenderse de que Israel no esté sentado con sus brazos cruzados en respuesta a las medidas unilaterales palestinas", añadió.

La fuente agregó que Israel tomará medidas adicionales si los palestinos siguen adelante con más movimientos unilaterales.

No obstante, la fuente admitió que Israel afronta la peor crisis diplomática de los últimos 20 años.

El portavoz Jay Carney dijo en una conferencia en el que informó que Estados Unidos instó a Israel a "reconsiderar estas decisiones unilaterales y actuar con moderación, ya que estas acciones son contraproducentes y hacen más difícil la reanudación de las negociaciones directas para lograr una solución de dos estados”. “Reiteramos nuestra larga oposición a la actividad de asentamientos israelíes y la construcción al este de Jerusalem”, agregó.

prensajudia.com