Islas Fanning, KiribatiEl primer lugar habitado del planeta que recibe al año nuevo es la mayor isla de coral del globo, la misma que, además, tiene el nombre de Navidad. Esas tres características deberían hacer que la isla de Navidad sea un paraíso feliz, pero, desafortunadamente, ésta es uno de los lugares que ha recibido no más cohetes de año nuevo, sino más bombas nucleares.

La isla de Navidad o Kirimati es el mayor de los 33 atolones que conforman la dispersa república de Kiribati.

La isla de Navidad fue donde el Reino Unido el 8 de noviembre de 1957 detonó su primera bomba de hidrógeno. Se estima que entre 1957 y 1958 los británicos hicieron estallar 9 bombas termonucleares con una potencia cercana a las siete megatoneladas de TNT en dicha isla o en su mar periférico, con lo cual ellos se convirtieron en la tercera potencia en entrar al club nuclear.

La primera potencia nuclear, EE.UU., explosionó en la isla de Navidad entre el 25 de abril y el 11 de julio de 1962 otras 22 bombas termonucleares con una potencia de unas 24 megatoneladas de TNT. La peor explosión se dio bajo el nombre de Rinconada el 15 de junio de 1962, la misma que tuvo una potencia de 800 kilotones.

Dichos ensayos se dieron en medio de la crisis de los misiles cubanos, la misma que pudo haber desencadenado en Latinoamérica el primer intercambio de tales armas de destrucción masivas, y como parte de la Operación Dominic, en la cual el Pentágono estalló 32 bombas termonucleares en atolones micronesios.

Estos ensayos se dieron sobre paraísos tropicales tanto terrestres como marinos. Los corales cubren menos del 0.1% de los océanos, pero en sus junglas viven alrededor de un cuarto de las especies marinas.

La Micronesia es la región que más explosiones nucleares ha recibido por parte de Washington y Londres, en tanto que la vecina Polinesia francesa lo ha sido de parte de París.

Las islas Marshall llegaron a ser consideradas por las Naciones Unidas como el país más atómicamente contaminado de toda la historia.

Pese a ello, la Micronesia es la región más incondicional a la diplomacia norteamericana. De sus 8 unidades administrativas, tres son dependencias directas de Washington (Guam - donde el 30% de dicha isla es una base naval estadounidense, las Marianas del Norte y Wake), tres son antiguas colonias de EE.UU. (Islas Marshall, Palo y Federación Micronesia) y dos de los británicos (Nauru y Kiribati).

Cuando en noviembre las Naciones Unidas resolvieron que Palestina fuese aceptada como un miembro observador de ésta, solo seis países respaldaron al veto de EE.UU., Israel y Canadá. Estos fueron las repúblicas checa y panameña y todas las cinco repúblicas de la Micronesia, menos Kiribati, quien prefirió no contradecir a Washington y por ende no acudir a dicha trascendental votación.

diariocorreo.pe