Kim Jong-unAustralia pedirá a China que refuerce el cumplimiento de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU a Corea del Norte para evitar el flujo de material que pueda ser utilizado para la fabricación de armas nucleares, informaron hoy medios locales.

"La prioridad inmediata es ver que las sanciones acordadas en el Consejo de Seguridad se cumplan de forma adecuada", declaró hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Australia, Bob Carr.

A raíz del ensayo nuclear realizado por Corea del Norte este febrero, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó, con el apoyo de China, una serie de sanciones contra el régimen de Pyongyang.

Carr, acompañando a la primera ministra australiana, Julia Gillard, viajará este viernes a China durante una gira de cinco días por el gigante asiático, donde se discutirán asuntos bilaterales, así como las tensiones en la península coreana.

Australia también pedirá al Gobierno de Pekín, principal aliado del régimen de Kim Jong-un, que use su influencia para suavizar las tensiones entre ambas coreas, según recoge la agencia local AAP.

Ayer, un portavoz del ministerio de Exteriores indicó que las sanciones de la ONU para Corea del Norte serían más efectivas si se restringieran el número de aviones y barcos que llegan al país norcoreano, incluyendo los que viajan desde China.

"China votó a favor de ellas (las sanciones) en el Consejo de Seguridad, pero es el principal abastecedor de Corea del Norte", señaló el portavoz ministerial en declaraciones citadas por el diario "Sydney Morning Herald".

"Esto es algo de lo que hablaremos cuando estemos en China", dijo el portavoz de Carr tras aclarar que el Gobierno de Camberra no sugiere que China esté incumpliendo las sanciones.

Durante el viaje por China, los gobiernos australiano y chino también tratarán los planes de Australia de imponer sanciones adicionales contra el régimen comunista norcoreano, centradas en las transacciones bancarias y movimientos financieros.

La crisis política y militar que vive la península coreana se prolonga desde hace casi un mes, desde el pasado 7 de marzo, cuando la ONU impuso nuevas sanciones a Corea del Norte, que reaccionó con duras amenazas a Seúl y Washington.

Corea del Norte se declaró este fin de semana en "estado de guerra", mientras Corea del Sur ha prometido una "dura respuesta" a un eventual ataque de su vecino comunista.

EFE