Bob Carr y Juklia Gillard. Imagen de ArchivoEl ministro de Exteriores de Australia, Bob Carr, minimizó hoy las amenazas de Corea del Norte sobre un inminente conflicto en la península coreana a las que calificó de "jugarreta", informó la prensa local. 

Carr señaló que la mayoría de diplomáticos extranjeros permanecen en Pyongyang a pesar de que el régimen norcoreano les instó el viernes a que consideraran abandonar el país al no poder garantizar su seguridad. 

"Mi opinión es que esto es una jugarreta del gobierno de Corea del Norte y que no hay ningún país con representación en Pyongyang que confirme que se estén llevando a cabo preparativos para una guerra", dijo Carr a la televisión ABC. 

"Esto no hace que disminuya nuestra preocupación", añadió Carr, que participa en el Foro Boao, el encuentro económico asiático que tiene lugar en la isla china de Hainan. 

El ministro australiano hizo las declaraciones poco después de que Estados Unidos decidiera posponer una prueba con misiles intercontinentales para evitar una mayor escalada de la tensión. 

Carr calificó de improbable un ataque norcoreano contra EEUU o algunas de sus bases en el Pacífico pero consideró como "perspectiva razonable" que Pyongyang realice un nuevo test con misiles. 

"Otro test con misiles es más probable que un ataque (...) Creo que podemos decir que no parece que sea un régimen suicida. Puede que sea insensato, belicoso pero no suicida", dijo Carr.

EFE