Tropas australianas en AfganistánLas fuerzas australianas desplegadas en Afganistán afrontan el peligro de un eventual ataque de los insurgentes antes de su retirada prevista a finales de año, dijo hoy el ministro de Defensa del país oceánico, Stephen Smith.

Las fuerzas australianas actualmente están consolidadas en la base de Tarin Kowt, en la provincia de Uruzgán (centro), hasta su cierre a finales de año, lo que supone el retorno a Australia de mil de los 1,550 soldados desplegados en Afganistán.

Pero los soldados aún deben permanecer durante el verano boreal, una temporada en la que se intensifican los combates de los talibanes, según la agencia local de noticias AAP.

Si bien los militares australianos siguen cumpliendo sus funciones en Afganistán, principalmente de capacitación, y están listos para el combate, aún corren el peligro de ser atacados "con explosivos improvisados, bombas en las carreteras y ataques suicidas", comentó Smith.

"Siempre hay un riesgo, los talibanes intentarán hacernos daño", dijo el ministro en declaraciones citadas por la AAP.

Smith también enfatizó que Afganistán necesita asistencia continua para asegurar el fortalecimiento de sus instituciones, especialmente las encargadas de la seguridad en el país árabe, y destacó la importancia de que Australia tenga una retirada ordenada de Afganistán.

Australia tiene actualmente desplegados unos 1,550 soldados en Afganistán, el mayor contingente no perteneciente a la OTAN, que participan bajo el mando de la ISAF en operaciones de combate y entrenamiento de las fuerzas de seguridad afganas, principalmente en Uruzgán.

Las tropas extranjeras comenzaron en 2011 a retirarse progresivamente del país asiático y a transferir el control de la seguridad a las fuerzas afganas como parte de un proceso que deberá concluir en 2014.

EFE