Cuarteles de la NSAwww.fuerzasmilitares.org (08OCT2013).- El Gobierno australiano conocía el programa secreto estadounidense PRISM de recopilación de información privada antes de que fuera revelado por el ex agente de la CIA, Edward Snowden, informó este lunes la cadena ABC.

La fiscalía general de Australia preparó una sesión secreta sobre el PRISM el 21 de marzo, tres meses antes de que los diarios "The Guardian" y "The Washington Post" divulgaran documentos secretos sobre la vigilancia de comunicaciones telefónicas y digitales de millones de usuarios de todo el mundo.

En junio Snowden desveló a esos dos diarios que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y el FBI estadounidenses tenían acceso a millones de registros telefónicos amparados en la Ley Patriota, aprobada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El escándalo motivó dudas sobre la implicación de otros aliados de Estados Unidos, como es el caso de Australia, en este programa.

La televisión australiana tuvo acceso a tres documentos vinculados a PRISM fechados entre junio y julio pasado, varias partes de los cuales son ilegibles porhaber sido censurados.

Además, las autoridades australianas denegaron el acceso a uno de los cuatro documentos requeridos por la ABC que se titula "Informe Protegido del fiscal general", fechado el 21 de marzo de 2013.

Para la ABC, es "interesante" que las autoridades australianas consideraran demasiado sensible el revelar las discusiones sobre los potenciales efectos de PRISM en la privacidad de sus ciudadanos y el análisis sobre el posible tratamiento de los medios sobre este asunto.

El vicesecretario de la Fiscalía General de Australia, Tony Sheeehan, justificó esta decisión por tratarse de un documento vinculado a una agencia de inteligencia.

El senador Scott Ludlam, del Partido Verde, subrayó que esta es una excusa muy común en Australia, donde las autoridades se niegan a hacer pública cierta información bajo el argumento de que se trata de un asunto de seguridad nacional.

Los documentos divulgados por la ABC muestran una relación estrecha entre las autoridades australianas y estadounidenses, pero aún se desconoce con cuánta frecuencia las agencias de inteligencia y policiales hicieron uso de los datos obtenidos por la NSA.

EFE