La primera ministra de Australia, Julia Gillard, derrotó a su rival y predecesor, Kevin Rudd, en una votación interna del gobernante Partido Laborista para resolver la lucha por el liderazgo.

Gillard ganó más de dos tercios de los votos en una consulta realizada a puerta cerrada por el comité ejecutivo laborista en una reunión en el parlamento de Camberra.

Rudd, quien fue primer ministro hasta 2010 y pretendía retomar el liderazgo del partido, prometió apoyar plenamente a Gillard después de la votación.

Según la jefa de gobierno, ahora los laboristas encararán unidos las próximas elecciones generales de 2013, en las que la oposición conservadora parte con ventaja aplastante según las intenciones de voto.

BBC Mundo